Última Hora

El Gobierno de Nueva Zelanda se comprometió a actuar contra los mochileros que defecan en plena naturaleza y atraer visitantes de un mayor nivel económico, dentro de su plan de recuperación del turismo después de la pandemia de COVID-19.

El ministro de Turismo, Stuart Nash, reclamó a los viajeros extranjeros y a sus propios conciudadanos que respeten la imagen de sostenibilidad del país porque "defecar a un lado de la carretera no representa a Nueva Zelanda como nación".

Furgonetas en el país sin retrete

"Tenemos muchas furgonetas en el país sin retrete, de modo que cuando el conductor y el pasajero quieren ir al baño, paran en un lado de la carretera y defecan en nuestros ríos. En lo que a mí respecta, los días en que los turistas alquilaban esas furgonetas baratas han quedado atrás", declaró el ministro a la radio RNZ.

Por ello, se comprometió a prohibir que los turistas alquilen furgonetas o caravanas sin retrete, una medida prevista dentro del plan para la reapertura al turismo internacional cuando remita la crisis del coronavirus.

"Mi ambición es que, una vez abiertas las fronteras, Nueva Zelanda sea considerada por los viajeros más exigentes del planeta como uno de los mejores lugares para visitar", destacó.

Antes de la pandemia, el turismo era una de las principales fuentes de ingresos del país, que acogía anualmente a unos 4 millones de turistas extranjeros.