Última Hora

El australiano Brenton Tarrant, de 29 años, ha rechazado su derecho a declarar ante el Tribunal Superior de Nueva Zelanda. En marzo pasado, se había declarado culpable de 51 cargos por asesinato, 40 por intento de asesinato y uno por terrorismo, con lo que se evitó un largo juicio de más de seis semanas.

Se esperaba que tras escucharse los testimonios de unos supervivientes y familiares de las víctimas del ataque con armas semi-automáticas a las mezquitas de Al Noor y Linwood, en la ciudad neozelandesa de Christchurch, que retransmitió parcialmente, Tarrant se valiera de su derecho a dirigirse al Tribunal neozelandés.

Un agresor impasible

Tarrant ha permanecido impasible en estos días a los emotivos testimonios de las víctimas, que iban desde los insultos, la condena y el perdón, en lo que fue la primera vez que éstos se veían cara a cara tras el ataque terrorista.

Pero los esperados argumentos de Tarrant, quien se espera sea condenado a cadena perpetua sin derecho a fianza, no se producirán.

El jueves, el juez Cameron Mander, del Tribunal Superior de Nueva Zelanda, emitirá su condena.

El 15 de marzo de 2019, Tarrant mató en la mezquita de Al Noor, a donde llegó cerca de las 13.30 hora local (00.30 GMT) a 42 personas en menos de seis minutos y en el Centro Islámico de Linwood, adonde llegó diez minutos después, acabó con la vida de otras siete disparando desde el exterior.

Las otras dos víctimas murieron posteriormente por las heridas sufridas en el ataque.