Última Hora

Cinco policías resultaron heridos y un joven perdió una mano durante una larga noche de violencia "extrema" en una zona rural de Bretaña (oeste de Francia), cuando los más de cuatrocientos gendarmes intentaron disolver una "rave" ilegal con más de mil participantes.

"Ha habido una violencia extrema durante gran parte de la noche", ya que los incidentes se extendieron "más de siete horas", señaló este sábado el prefecto del departamento de Ile-et-Vilaine, Emmanuel Berthier, en una declaración a la prensa.

 Las autoridades locales emitieron el viernes una orden de no permitir la celebración, convocada dos días después del levantamiento del toque de queda debido a la pandemia de coronavirus.

Al llamamiento por redes sociales para la fiesta, en la localidad de Redon, las autoridades respondieron con el envío de varios escuadrones de gendarmes antidisturbios para evitar la concentración y confiscar equipos de sonido. 

Después de varias idas y venidas por los alrededores de la localidad, unos 1.500 jóvenes intentaron concentrarse en un hipódromo para su fiesta, detalló el prefecto. Algunos de los convocados arrojaron cócteles molotov y lanzaron petardos contra los agentes, que respondieron con gases lacrimógenos.

"En este contexto de violencia extrema, un joven de 22 años ha perdido una mano", explicó Berthier. Añadió que cinco agentes resultaron heridos, dos de los cuales fueron evacuados a un hospital. 

La fiesta había sido convocada en homenaje a un joven muerto en 2019 al caer a un río mientras huía de la intervención policial en una "rave" ilegal en la ciudad de Nantes.