Última Hora

La policía del sur de Alemania investiga la desaparición de una escultura de madera con forma de un enorme falo, ubicada en la cima de una montaña, en un incidente que aún no ha sido catalogado como delito.

El objeto de dos metros de altura ha ganado fama desde que apareció en un mirador con vista a la región de Allgäu en las laderas del Grünten, una montaña cerca de la frontera de Alemania con Austria.

La escultura se convirtió en un motivo popular para tomar fotografías y captó una gran atención en las redes sociales. Incluso se bautizó a la escultura con el apodo de "Guardián del Allgäu".

La escultura del falo, que todavía se encontraba en su lugar el sábado por la noche, incluso tiene una cerveza local nombrada en su honor y fue catalogada como un hito cultural en Google Maps.

Sin embargo, en la oscuridad de la noche anterior al domingo, el hito de madera desapareció.

El periódico local Allgäuer Zeitung informó que la escultura de dos metros de altura parecía haber sido talada durante el fin de semana. La única señal que quedaba de la escultura de 200 kilogramos era un montón de aserrín.

¿Broma estudiantil?

El alcalde de la cercana localidad de Rettenberg, Nikolaus Weissinger, lamentó la desaparición. "Es una verdadera lástima", dijo Weissinger según el Allgäuer Zeitung.

La agencia de noticias alemana DPA dijo que la policía de la ciudad bávara de Kempten estaba investigando la desaparición. Sin embargo, la policía dijo que dado que se desconocía al propietario original, no estaba claro si podría abrirse una querella por el robo.

"No sabemos si equivale a un acto delictivo o no", dijo un portavoz de la policía.

Según la leyenda local, la escultura fue realizada como un regalo de cumpleaños para un joven, en tono de broma. Sin embargo, la familia del destinatario no apreció el regalo y le encontró un nuevo hogar en lo más alto de las colinas cercanas.