Última Hora

Un total de 2.170 personas murieron y más de 3.300 resultaron heridas por minas antipersonas en el año 2019, a pesar de que el tratado de prohibición de éstas, ratificado por 164 países, lleva 23 años en vigor, denunció un informe presentado este jueves por la campaña internacional contra este armamento.

Según la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Antipersonas, el número de muertos y heridos por estos artefactos ha sido un 20 % menor al de 2018, pero es el quinto año consecutivo con cifras muy elevadas, debido a factores como el incremento de conflictos armados.

El estudio señala que el esfuerzo por avanzar hacia un mundo libre de minas se ha visto entorpecido en 2020 por la pandemia de la COVID-19, que ha paralizado las labores de desminado y redujo los recursos para las actividades de asistencia a las víctimas en varios países.

Grupos armados en Colombia siguen usando minas

Según el informe, Birmania (Myanmar), que no es parte del tratado internacional de prohibición, fue el único Estado cuyo ejército usó minas antipersonales en el periodo estudiado, en el que grupos armados no estatales las utilizaron, al menos, tanto en ese país como en Afganistán, Colombia, la India, Libia y Pakistán.

Revés por la Administración Trump

La campaña manifestó asimismo su preocupación por el cambio de actitud de Estados Unidos hacia este armamento.

"El año pasado tuvimos un gran revés debido a que la Administración de Donald Trump insistió en que todavía se podía dar un uso militar a las minas antipersonas", declaró el director de la División de Armas de Human Rights Watch, Stephen Goose, quien espera que esto cambie con el futuro Gobierno de Joe Biden.

Uno de los problemas a los que se enfrenta la lucha contra las minas antipersonales es la reducción en la financiación internacional en este campo, que cayó en 2019 por debajo de los 600 millones de dólares por primera vez desde 2016.

Las contribuciones de los donantes y de los Estados afectados disminuyeron en este sentido un 7 %.