Última Hora

En 1815, un edicto ofrecía el sueldo de todo un año a quienes entregaran a las autoridades las orejas de una loba en el bosque de Kottenforst, cerca de Colonia. En las décadas siguientes, medidas similares provocaron que la cacería contra estos animales viviera un auge tal, que en 1835 se decretó la entrega del último lobo en esa región de Alemania.

La ausencia de los lobos de bosques y valles en la zona circundante a Colonia fue larga, pero parece haber llegado a su fin. O, por lo menos, a pasar por un paréntesis comprobado.

El primer lobo en Renania del Norte-Westfalia luego de tal repliegue fue detectado en 2009. Nueve años más tarde fue ubicada la primera estancia permanente de un especímen. El añ pasado ya pudo comprobarse el establecimiento de una manada completa.

Las repercusiones no se han hecho esperar, sobre todo para quienes crían ovejas u otras presas susceptibles de ser atacadas por lobos. Desde 2018 se han documentado 56 ataques tan solo en las granjas de Schermbeck.

Alerta y alivio

El regreso de lobos a la región que circunda Bonn, también cerca de Colonia, causa alerta en algunos sectores de la población, y satisfacción en otros. Granjeros ven amenazados sus ovejas y borregos, mientras que zoólogos consideran que la migración de los cuadrúpedos es un fenómeno lógico.

"El lobo es un animal realista. Él solo va por aquello a lo cual tiene fácil acceso", señala al periódico General Anzeiger Hans Troullier, experto en el comportamiento de estos animales.

Por eso, en vez de gritar "¡ahí viene el lobo!", los especialistas recomiendan medidas concretas. La primera es no dejar indefensas a las posibles presas. La adquisición de perros guardianes es la estrategia ás efectiva.

Sin embargo, tiene un alto costo. Un granjero reporta haber comprado cinco de estos canes, a un precio de 5.000 euros cada uno. Además, cada animal genera costos de aproximadamente 2.500 euros aniales a sus dueños. La buena noticia: el gobierno alemán asume tales costos, en determinados casos.

Además, contra los lobos, cuya presencia no es masiva a pesar de su retorno, sirve también construir cercas especiales. En muchos de los ataques registrados en los bosques cerca de Bonn se ha detectado que faltaba suficiente protección y, por tanto, los animales atacados eran presa fácil para los lobos.

Como solución que preserve el ganado de las granjas y, a la vez, la vida de los lobos como especie, autoridades evalúan una combinación de medidas, desde establecer zonas de protección a los lobos, hasta permitir cierta cuota de cacería de especímenes.

EL(ga)