Última Hora

Los bares, restaurantes, cines, museos y salas de conciertos de Italia se preparan a abrir sus puertas a partir de este lunes, mientras el gobierno presenta su colosal plan para reactivar la economía tras la pandemia financiado por la Unión Europea.

Después de meses de restricciones, de arrancar y parar de cara a la segunda y tercera ola de COVID-19, con un promedio de 300 a 500 muertos diarios, Italia espera que las reaperturas sean irreversibles y marquen el comienzo de una vida normal.

Sin embargo, esas reaperturas, autorizadas en la mayoría de las 20 regiones italianas, con cafeterías y restaurantes abiertos para almorzar y cenar, pero sólo en las terrazas al aire libre y hasta el toque de queda fijado a las 22H00 local, han provocado tensiones en el gobierno de unidad liderado por el economista Mario Draghi.

"¡Finalmente!", clamó Daniele Vespa, camarero de 26 años del restaurante Baccano, cerca a la turística Fontana di Trevi de Roma, casi vacía en el último año, resumiendo el sentimiento de uno de los sectores más golpeados por los cierres decretados por la pandemia, que se ha cobrado la vida de más 118.000 personas. "Es el comienzo del regreso a la normalidad, ojalá levanten también el toque de queda", dice el camarero con tono optimista.

El toque de queda a las 22H00, que podría alargarse durante los meses más calientes de julio y agosto, ha sido una de las medidas que ha generado más discordia.

Draghi, que ha querido respetar el consejo de los expertos y científicos para evitar la movida nocturna y con ello el aumento de los contagios, hospitalizaciones y decesos, ha tenido que soportar las presiones del ultraderechista Matteo Salvini, el aliado más incómodo, quien pide sin cesar reabrir a toda costa y cancelar todas las restricciones.

El reconocido economista y ex director del Banco Central Europeo (BCE), quien asumió el poder en febrero, explicó por su parte que asumía un "riesgo calculado" con las aperturas y que las probabilidades de que sean definitivas dependerá del respeto de los protocolos de seguridad y del avance de la campaña de vacunación.