Última Hora

El historial de los candidatos a cargos públicos en Hong Kong será investigado, dijo el sábado la máxima responsable de Justicia, después de que China anunciara una revisión radical para garantizar que sólo los "patriotas" dirijan la ciudad.

Pekín impuso el martes cambios radicales en el sistema electoral de Hong Kong, el último paso en la represión del movimiento democrático de la ciudad, tras las masivas y a menudo violentas protestas de 2019. Las últimas enmiendas a la Ley Básica, la miniconstitución de Hong Kong, han garantizado que la mayoría de los legisladores sean preseleccionados por un comité fiable proPekín, y que todos los candidatos sean investigados por agentes de seguridad nacional.

La secretaria de Justicia de Hong Kong, Teresa Cheng, declaró a la emisora pública RTHK que el comité examinará "todo el material relacionado con los candidatos", incluido todo lo que sea "sospechoso de haber afectado a su lealtad y fidelidad". Cheng dijo que no había ninguna restricción sobre lo que se podía revisar. "Quizá algo que mencionaran hace diez años tenga conexión con lo que defienden hoy", apuntó en declaraciones destacadas por la prensa local.

Los dirigentes chinos han actuado con decisión para reforzar su control sobre el centro financiero internacional, desmantelando los limitados pilares democráticos de Hong Kong tras las masivas protestas que estallaron hace dos años. El año pasado impusieron una ley de seguridad nacional que ilegalizó a gran parte de la disidencia. Decenas de activistas han sido procesados o encarcelados desde entonces, sofocando las protestas en una ciudad que había disfrutado de mayores libertades políticas que el autoritario continente bajo el acuerdo de "Un país, dos sistemas".