Última Hora

Un pastor ha sido felicitado y reconocido como un héroe en China después de haberle salvado la vida a seis corredores durante una ultramaratón en la que murieron otros 21 competidores.

La admirable obra de Zhu Keming se dio a conocer en las redes sociales tres días después de que una carrera de montaña de 100 kilómetros en Gansu -noroeste- se convirtiera en una tragedia, a causa de la lluvia helada, fuertes vientos y granizo.

El incidente ha desatado la indignación y molestia en China debido a que los organizadores del evento deportivo aparentemente ignoraron las advertencias sobre el clima extremo que se avecinaba.

Zhu pastoreaba sus ovejas el sábado a mediodía cuando el viento comenzó a soplar fuertemente, la lluvia comenzó a caer y las temperaturas bajaron intensamente, dijo a los medios de comunicación estatales.

Luego se refugió en una cueva en la que había guardado ropa y comida para casos de emergencia, pero mientras estaba dentro vio a uno de los 172 competidores de la carrera detenido, al parecer con calambres.

Zhu llevó al hombre de vuelta a la cueva, le masajeó las manos y los pies congelados, encendió un fuego y secó su ropa. Posteriormente cuatro maratonistas angustiados consiguieron entrar en la cueva y le dijeron al pastor que otros competidores estaban afuera abandonados a su suerte, algunos inconscientes.

"Una persona normal que hizo una cosa muy normal"

Zhu se dirigió al exterior una vez más y, desafiando el granizo y las gélidas temperaturas, alcanzó a un corredor tendido en el suelo. Lo llevó hacia el refugio y lo envolvió en mantas, salvando así su vida.

"Quiero expresar mi agradecimiento al hombre que me salvó. Sin su ayuda, me habría quedado ahí afuera", escribió el corredor, Zhang Xiaotao, en la red social china Weibo.

Zhu ha sido aclamado en China por sus acciones desinteresadas, pero el pastor dijo a los medios de comunicación estatales que es "solo una persona normal que hizo una cosa muy normal".

El pastor rescató en total a tres hombres y tres mujeres, pero lamenta no haber podido hacer más para ayudar a otros que, al parecer, sucumbieron ante la hipotermia: "Hubo algunas personas que no pudieron ser salvadas. Dos hombres que ya estaban sin vida y no pude hacer nada por ellos. Lo lamento", agregó Zhu.

La tragedia ha vuelto a poner en el punto de mira la floreciente industria del maratón y del running en China, y las autoridades han ordenado a las competiciones deportivas que mejoren la seguridad. Según el diario The Paper de Shanghai, se han cancelado a corto plazo cinco carreras de cross, maratón o de otro tipo.

JU (afp, bbc.com)