Última Hora

Un avión Airbus A340, operado por la compañía portuguesa de aviación boutique Hi Fly, consiguió a principios de este mes aterrizar por primera vez en la historia en la Antártida.

El vuelo organizado por Hi Fly partió el 2 de noviembre pasado desde Ciudad del Cabo (Sudáfrica), y se demoró poco más de cinco horas en recorrer 4.630 kilómetros hasta aterrizar en la pista de hielo de 3.000 metros de largo.

Las maniobras para el aterrizaje no fueron nada sencillas, según describió el capitán de la aeronave y vicepresidente de Hi Fly Carlos Mirpuri, quien explicó que el reflejo del hielo azul podría hacer más difícil poder observar la pista.

"El reflejo es tremendo, y unas gafas adecuadas te ayudan a ajustar los ojos entre la vista exterior y la instrumentación. El piloto que no vuela tiene un papel importante a la hora de realizar los avisos habituales y adicionales, especialmente en las últimas fases de la llegada", dijo Mirpuri.

Si bien la Antártida no posee ningún aeropuerto, existen al menos 50 pistas de aterrizaje, las cuales previo a la llegada de un avión son preparadas por un equipo especial que talla unas ranuras a lo largo de la pista que ayudan con el frenado.

Es probable que más vuelos de este tipo se lleven a cabo

Solo los pilotos aéreos más experimentados y especialistas pueden aterrizar en superficies tan complejas y con condiciones tan difíciles.

El primer avión que se posó en el hielo del llamado "Continente Blanco" fue un monoplano Lockheed Vega 1, pilotado en 1928 por el militar y explorador australiano George Hubert Wilkins.

Los pasajeros del vuelo pudieron pasar alrededor de tres horas en el suelo de la Antártida. De esta manera, es probable que otros vuelos de esta envergadura se sigan desarrollando para turistas, científicos y para suministros.

Spotify TeleticaRadio