Última Hora

Una explosión ante una escuela de niñas en la capital afgana, Kabul, causó al menos 50 muertos y decenas de heridos, incluidos estudiantes, informó el ministerio de Interior afgano este sábado.

La Unión Europea (UE) condenó enérgicamente el "horrendo" atentado con bomba que constituye una violación "despreciable" del derecho internacional.

La explosión que según un saldo inicial causó también unos 80 heridos, ocurrió en el distrito de Dasht-e-Barchi, en el oeste de Kabul, cuando los residentes estaban en la calle haciendo compras antes de la fiesta del Aíd al Fitr, la próxima semana, que marca el final del mes sagrado del Ramadán.

El barrio está poblado principalmente por chiitas hazaras y en el pasado ha sido atacado por militantes islámicos sunitas.

El portavoz del ministerio de Salud, Dastagir Nazari, dijo que varias ambulancias fueron despachadas al lugar para evacuar a los heridos. "La gente en la zona está molesta y ha golpeado a varios trabajadores de ambulancias", indicó.

Escenas desgarradores

"Vi cuerpos ensangrentados entre una nube de humo y polvo, cuando heridos gritaban y sufrían", declaró a la AFP Reza, quien escapó a la explosión.

"Vi a una mujer buscar entre los cuerpos mientras llamaba a su hija", agregó. "En ese momento, encontró una bolsa de su hija ensangrentada y se desmayó".

Reza agregó que la mayoría de las víctimas eran adolescentes que acababan de salir de la escuela.

La misión europea en Afganistán condenó el atentado. "El horrendo ataque... es un despreciable acto de terrorismo", señaló la misión por Twitter.

"Tener como objetivo estudiantes de primaria en una escuela de mujeres, hace de este ataque una agresión contra el futuro de Afganistán. Contra gente joven determinada a mejorar el país".

La misión de asistencia de Naciones Unidas en Afganistán (Unama) expresó su "profundo rechazo" a la explosión.

"EE.UU. condena este bárbaro ataque cerca de una escuela femenina en Kabul, Afganistán. Ofrecemos nuestras condolencias a las víctimas, muchas de ellas menores, y sus familias. Exigimos el fin inmediato de la violencia y de los ataques sin sentido contra civiles inocentes", dijo en un comunicado el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

"Unicef condena con fuerza el horrible ataque ocurrido hoy cerca de la escuela secundaria Sayed Ul-Shuhada", dijo en un comunicado su directora ejecutiva, Henrietta Fore. "El ataque se ha cobrado las vidas de docenas de escolares, la mayoría niñas, y ha herido de gravedad a muchos más", agregó por parte el organismo de Naciones Unidas.

Dasht-e-Barchi ha sido frecuente objetivo de ataques de militantes islamistas suníes.

Aunque el ataque no fue reivindicado, el presidente afgano Ashraf Ghani acusó a los talibanes y al Estado islámico.