Última Hora

La comunión entre afición y Saprissa estaba tocada. La derrota ante Cartaginés fue la gota que rebalsó el vaso y el saprissismo, como si de Coliseo Romano se tratara, pidió en una sola voz la cabeza de Vladimir Quesada. La decisión estaba tomada.

Más allá de sí la directiva se regocijaba por no despedir técnicos desde 2015, más allá del 64% de rendimiento y más allá de la 34, el saprissismo había hablado y se tenía que tomar una decisión.

La llegada de Wálter Centeno –anunciado por el propio club como el “Rey Paté”- es el golpe en la mesa a un mercado de fichajes en el que tuvieron mala suerte y se les escabulleron de las manos, jugadores morados de sepa, como Yeltsin Tejeda (Herediano) y Esteban Alvarado (Saprissa).

Además, por más que coquetearon con otros como Marco Ureña (Alajuelense), terminaron viendo como firmaban en la acera del frente.

Las críticas de los aficionados al presidente Juan Carlos Rojas en Twitter le reprochaban fichajes de calidad, mientras que al mismo tiempo en la cancha los resultados no salían como esperaban.

Ante esto la directiva ficha al hondureño Rubilio Castillo y John Jairo Ruiz para apaciguar las movidas de los otros clubes. Pero la afición seguía resfriada.

Los morados esperaron un fichaje de lujo, un golpe en la mesa que le recordará al saprissismo su grandeza, pero sobre todo que endulzara a la afición.

Así, sin los resultados queridos en el banquillo se presentó la oportunidad de oro para realizar una movida y llenar estadios.

Los aficionados lo pedían desde temporadas atrás y Paté siempre se dijo “listo” para asumir el reto.

Pero, ¿fue un golpe mediático el fichaje de Centeno para Saprissa?

“Por supuesto que hacía afuera y con la afición hay un sentimiento de ebullición e entusiasmo, pero al final lo que necesita el saprissismo es ganar y ser campeones y es ilusionarse con el equipo dentro de la cancha.

“Más allá de ilusionarse por una noticia puntual como esta, yo creo que ese golpe lo vamos a ir viendo en una evolución de como juega el equipo y que enamore con su estilo de juego y los resultados, la decisión que se toma es apostándole a todo lo que viene”, mencionó el jerarca saprissista.

No obstante, pese a que se maquille, solo con ver las reacciones de la gente en redes sociales, ya se puede dar una opinión de lo que significa la llegada del Paté al banquillo.

“Estoy muy poco en redes sociales, pero me entero mucho de las redes y lo que se ha dicho de mí. Estoy sumamente comprometido y espero hacer caminar este equipo como debe ser. Voy a llevar a los jugadores al límite para que esta afición sepa lo que es el Deportivo Saprissa”, indicó tajantemente el nuevo técnico morado.

La movida morada provocó que Víctor Cordero y Vladimir Quesada pasaran a las divisiones menores del club. Decisión que se interpreta como un borrón y cuenta nueva del banquillo, pese a la institución que significan ambos jugadores dentro de la estructura del club.

Ahora resta ver si la llegada de Centeno al banquillo morado vendrá acompañada de la misma gloria que el mítico “8” consiguió como jugador. El tiempo dirá si verdaderamente los morados dieron un golpe en el mercado o si solo es un espejismo para aliviar a una afición que en cada momento agrio se vuelve cada vez más exigente.