Última Hora

De incertidumbre. Así es el futuro del defensor argentino Esteban Espíndola con el Saprissa, ya que, tras ser firmado por los morados desde el Marathon de Honduras, no puede ingresar al país por el cierre de fronteras que maneja el país debido a la pandemia por el COVID-19.

Ante esta situación el gerente deportivo del Saprissa, Víctor Cordero, admitió que pensaban en contar con el argentino para esta primera apertura de fronteras y jamás creyeron que la pandemia se complicaría.

“Yo creo que, si algo ha prevalecido en la pandemia, es la incertidumbre. Sinceramente no creíamos que esto se iba a complicar tanto, pensamos que era algo pasajero y luego fuimos notando que no fue tan simple, pero sí, es una realidad que por el momento intentamos buscar la mejor solución pues desearíamos tenerlo cuanto antes.

“No pudimos prever lo que iba a suceder con el cierre de fronteras, no sabíamos cuándo iban a reabrir las fronteras, primero se dijo que en julio y luego que agosto, y sí, lo admitimos que no esperáramos que se alargara el cierre”, aseveró Cordero en la conferencia de prensa de presentación de Jhonny Acosta.

Cordero añadió que el plan B es Acosta, una petición directa por parte del técnico Wálter Centeno.

“En realidad, la alternativa está a mi lado, traer a Jhonny (Acosta) tiene algo que ver con eso ante la incertidumbre de Espíndola y a solicitud del cuerpo técnico que pidió una herramienta para utilizar en la zona defensiva”, indicó el gerente deportivo.

Saprissa intenta mediante el departamento de Recursos Humanos y el encargado de logística, José Francisco Porras, poder traer lo más rápido al argentino varado en Honduras, aunque por tratarse de un extranjero la situación se complica mucho más.

“Hay trámites de que hasta que él no venga acá no pueden realizar, por eso estamos queriendo que venga.

“El tiempo es un gran enemigo, pues la ventana cierra en setiembre y sabemos que tiene que hacer su cuarentena de 14 días, hemos hablado con él y entre todas las partes se pide paciencia”, indicó Cordero.

El director deportivo del club tibaseño añadió que el tema de llegadas y salidas fue planificado desde mucho tiempo atrás y que la pandemia los obligó a cambiar el rumbo.

“Había una planificación de meses atrás y por eso se dio una serie de salidas y llegadas como estas. Teníamos una planilla de 29 jugadores que no nos parecía muy grande y hasta ilógico tener tantos jugadores y fue reducida en un buen número y ahora creemos que es la ideal de 23 jugadores profesionales en el primer equipo”, concluyó.