Última Hora

Andrés Imperiale jugó con Saprissa en el 2015 y dejó una huella imborrable en la afición y el equipo, que le rindió homenaje luego de que el argentino anunciara su retiro del fútbol profesional.

El defensa central solo jugó 39 partidos con la casaca morada, anotó dos goles, vio una tarjeta roja, pero fue campeón en el Invierno de aquel año.

Parte de la magia que lo convirtió leyenda es que para el clásico 300 de la historia, que además fue el juego de vuelta en la final del torneo -en el Morara Soto-, Imperiale marcó un gol para que los morados ganaran su estrella 32 en un partido que se saldó con tanteador de 1-2.


Otra anécdota de ese encuentro es que Jonathan McDonald, tras una falta recibida, le lanzó su taco al defensa tibaseño.

Todo esto, junto a su calidad en el terreno de juego, han hecho de Imperiale un favorito de la feligresía morada.

Spotify TeleticaRadio