Última Hora

Pese a durar un año en el fútbol europeo, el volante Jimmy Marín no cataloga su breve paso por Israel como un fracaso.

Así lo indicó en la conferencia que oficializó su llegada al Deportivo Saprissa, club que lo vio nacer futbolísticamente.

“Yo no lo veo como un fracaso y todos saben la situación que estamos pasando a nivel mundial. La dueña del equipo se fue y dejó el club abandonado, yo hablé con el equipo y ellos me dieron el aval y yo tomé la decisión de venirme. Yo no lo veo como un fracaso y venir al campeón, donde todos quieren estar.  Veo con muy buenos ojos el regreso a esta gran institución”, explicó el nuevo volante que utilizará un número extraño como lo es el 80.  

Asegura que la decisión de marcharse a Europa fue muy buena y no tan prematura como muchos la quisieron ver.

“Esta fue la mejor decisión que yo tomé. Jugamos el playoff de la Europa League y perdimos ante el Feyenoord y me fue bien en la liga israelí. Por la pandemia hubo cosas que se complicaron y bueno ahora mi futuro está en Saprissa”, añadió. 

Marín, de 22 años, asegura que no pensó mucho la oportunidad de regresar al cuadro morado.  

“El amor que le tengo a esta camisa hizo que me inclinará por esta decisión, pero no fue muy fácil y desde un principio la primera opción fue Saprissa, por ahí hubo acercamientos de otros equipos y gracias a Dios este era el momento para volver aquí”, añadió.

El jugador hizo las divisiones menores en el cuadro morado donde se marchó algo resentido del club y luego dio su salto al Herediano donde brilló y le permitió ir al fútbol de Israel.

“Ya eso quedó en el pasado y ocurrió cuando estaba en divisiones menores y ahora todo es distinto. Ahora que se me da la oportunidad de volver no lo pensé y estoy contento de toparme con algunos compañeros con los que estuve en el pasado”, concluyó.

Marín se vestirá de morado por los próximos tres años.