Última Hora

Álvaro Saborío anunció que se retira definitivamente de las canchas. Se lo comunicó ayer a la dirigencia morada y hoy lo publicó a la afición en sus redes sociales.

De boca de él no ha salido una razón oficial de su retiro, aunque es un hecho demostrado que el jugador ha sido blanco de chiflidos, duras críticas y hasta calificativos peyorativos por su desempeño en la cancha, como le ha ocurrido a muchos otros futbolistas.

Lea también: Álvaro Saborío confirma a Teletica Deportes que su retiro es definitivo.

Ejemplos están a la mano: el partido de la semana pasada ante el Santos de Guápiles y, ahora, el de este miércoles ante Belén el exseleccionado nacional fue blanco de las críticas más ácidas porque no anotó a pesar de que pudo haberlo hecho.

Mi humilde opinión es que si la razón de su retiro es por el sinsabor de un sector de la afición, entonces Saborío debería apechugar y demostrar con goles que ese sector está equivocado.

Él tiene una trayectoria que merece respeto y que se la ha ganado a punta de sudor y esfuerzo, nada le ha sido regalado.

Los errores deben ser asumidos como ventanas u oportunidades de mejora. Esta debe ser una constante en la vida: mejorar y mejorar, a pesar de las críticas.

Si Saborío mantiene su decisión de retirarse abruptamente, le estaría restando brillo a una salida más gloriosa y elegante, digna de un jugador se ha ganado un lugar en el futbol nacional. 

Y le estaría dando argumentos y bulla a ese sector de la afición, que posiblemente siempre encontrará el pelo en la sopa.