Última Hora

Hace exactamente un año el saprissismo renovaba votos una vez más con la presentación de Wálter Centeno como su nuevo técnico.

El Paté, ídolo como pocos en la institución morada, se sentaba por primera vez en el banquillo del club de sus amores como entrenador y profesaba un discurso que tardaría poco en enamorar a un sector de la afición y preocupar a otros.

Centeno provenía del Municipal Grecia, un equipo que moldeó a su manera en poco tiempo: fútbol agresivo, de toque, de salida en corto y de pie a pie.

La idea ilusionaba, pero de inmediato comenzó el debate si se podría aplicar a las exigencias de Saprissa.

Fiel a su convicción, en su primer contacto con la prensa endulzó con palabras: “La forma de mi juego es agresiva y Saprissa se presta para ese juego” o “queremos ganar y marcar una nueva era”.

Sin embargo, esa utopía cayó en realidad y tuvo que cambiar algunos aspectos, como parte de esa madurez que llega a adquirir un técnico con los años.

Ya no era un asunto de “cabezonada” por apegarse a un estilo de juego tal y como llegó a decir tras ganar el clásico nacional en el Morera Soto, ahora era de adecuarse a las situaciones y cambiar cuando así lo necesite.

“Son más aciertos que desaciertos. Creo que Wálter entendió cuál es la experiencia de dirigir un equipo como Saprissa con una gran historia y que su paso como jugador puede ayudarle mucho más en su búsqueda del éxito.  

“Ha hecho bien su trabajo comenzó con un discurso, se alineó y ahora es más real”, menciona el exjugador y comentarista de Teletica Radio, Rolando Fonseca.

De una forma similar lo describe el técnico Javier Delgado, quien asegura que esos cambios son parte del crecimiento desde el banquillo.

“Yo creo que al inicio en la profesión de DT a todos nos sucede que llevamos una idea muy fija y clara de cómo se tiene que estructurar un equipo y de acuerdo a la experiencia vamos evolucionando y después va a haciendo modificaciones y cambios que van dando resultados”, indicó Delgado.

Al principio el excesivo fútbol de toque, sobre todo en salida y casi no cambiar alineaciones lo hicieron predecible y eso lo hizo pagar un precio muy caro.

Durante su primer año recibió seis palizas que le redujeron su rendimiento, pese a que sigue con un balance muy positivo de 61%, entre ellas un 5-1 ante Tigres, dos goleadas ante Santos de Guápiles (5-3 y 4-0), un doloroso 2-5 en el clásico ante Alajuelense en su cancha y otras dos ante Herediano (4-0 y 4-1) como visitante.

La corona se le ensuciaba y Paté sentía como nunca la presión de estar en uno de los banquillos más “pesados” de la Primera División.

Para su suerte, pudo hacerse con el título de la Liga Concacaf al vencer al Motagua hondureño y ganar así el primer campeonato internacional para los tibaseños en11 años.

Además de potenciar a los jugadores jóvenes como Manfred Ugalde y Randall Leal, a quienes dio oportunidad por encima de los experimentados.

Esto calmó las aguas, pese a que el título 35 no llegó al perder la final ante San Carlos y caer en semifinales ante el futuro campeón el Herediano.

El campeonato es su principal deuda y queda muy lejos de lo que aseguró a su llegada: “Vamos a trabajar en conjunto para tratar de dar, no solo un campeonato, si no muchos”.

“Los procesos en equipos como Saprissa son muy complicados, tal vez por ser la figura que es, la directiva y la afición le tienen el respeto, pero hay una parte importante de la afición que no va aguantar no tener un título.

“Lo bueno de él es que ha defendido su pensamiento y su manera de plantear el equipo y ha hecho mutaciones para mejorar y hoy esa idea se ve más sólida”, explicó Delgado.

Para los dos analistas, Centeno ha variado mucho su esquema, y hoy presenta un equipo más maduro, no tan apegado a esa filosofía que apostó al inicio, sino más bien adaptado a las situaciones.

“El discurso que él dio al inicio no iba acorde a lo que estaba mostrando, pero Wálter puede hacer mucho cambio y puede dejar un legado, siempre y cuando se adapte a lo que tiene. El equipo ahora tiene esa esencia de Centeno y ha logrado canalizarlo mejor, pero entendiendo que a Sapirssa todos le juegan diferente”, concluyó el goleador histórico de la Selección Nacional, Rolando Fonseca.

Ahora quedará en ver si Centeno logra los resultados que tanto prometió en su llegada al club al que siempre soñó dirigir, de momento, inmediatamente en su panorama se encontrará con el reto de la 35 y la Liga de Campeones de Concacaf.

Números de Wálter Centeno en su primer año con Saprissa:

Debut

6 de febrero 2019

Saprissa 1 - 0 Santos

Títulos

SubCampeón Clausura 2019

Campeón Liga Concacaf 2019

Números En Campeonato Nacional

50 juegos

25 victorias

14 empates

11 derrotas

59% rendimiento

Números en Concacaf:

12 juegos

8 victorias

1 empate

3 derrotas

69% rendimiento

Balance General

62 juegos

33 victorias

15 empates

14 derrotas

61% rendimiento

**Datos de Daniel Calderón, estadígrafo de Teletica Deportes**