Última Hora

El alemán Alexander Zverev (N.5 del mundo) derrotó al gran favorito en el torneo de tenis de Tokio-2020, el serbio Novak Djokovic, y disputará la final olímpica contra el ruso Karen Khachanov (N.25), que batió al español Pablo Carreño.

Zverev se impuso por 1-6, 6-3 y 6-1 al término de un partido de dos horas y tres minutos de duración, dejando al número 1 mundial sin la posibilidad de lograr el 'Golden Slam'.

Djokovic, que este año había ganado los tres 'grandes' ya disputados (Australia, Roland Garros y el US Open), buscaba el oro olímpico para optar a repetir la hazaña de Steffi Graff en 1988, ganando los cuatro torneos del Gran Slam y la medalla dorada en unos Juegos.

A Djokovic, no obstante, le hubiese quedado imponerse en Nueva York para igualar a Graff, que se mantendrá como la única vez que pasó en la historia del tenis.

El número 1 mundial, que llevaba 22 victorias consecutivas y parecía imbatible esta temporada, no debe dar crédito a lo sucedido en la pista: parecía tener el encuentro ganado cuando rompió el servicio de Zverev y se colocó 3-2 arriba en el segundo set ante el jugador alemán, completamente desesperado.

Pero el germano debió pensar entonces que ya no tenía nada que perder y empezó a soltar cañonazos con la raqueta, encontrando la manera de hacerle daño a Djokovic por primera vez en el partido.

Impotente, el serbio vio como Zverev le hizo ocho juegos consecutivos para ganar el segundo set y ponerse 4-0 en el tercero, demasiada ventaja como para pensar en un milagro.

Carreño a por el bronce

Zverev jugará el domingo contra Khachanov por ver quién sucede al británico Andy Murray, campeón olímpico en Londres-2012 y Rio-2016, mientras que Djokovic y Carreño pelearán el sábado por el bronce.

Carreño estuvo muy lejos del nivel exhibido la víspera, cuando derrotó claramente al también ruso Daniil Medvedev, y apenas tuvo una bola de break en todo el partido, que además tampoco aprovechó.

El tenista que compite por el Comité Olímpico Ruso (por las sanciones a este país tras destaparse un vasto escándalo de dopaje) fue el dueño absoluto del partido gracias a su saque, con 10 'aces' y el 93% de los puntos ganados con su primer servicio, ante el que nada pudo hacer Carreño.

"No he estado como ayer (jueves)", admitió el gijonés tras el partido, mostrándose "triste porque era una gran oportunidad para estar en la final (...) pero ya hay que mentalizarse porque aún queda una oportunidad", de ganar medalla, dijo tras su partido el español.

Djokovic podría igualar el bronce logrado en Pekín-2008, pero seguirá sin tener el oro, aunque aún podría subir a lo más alto del podio en Tokio-2020, ya que el serbio juega este viernes junto a su compatriota Nina Stojanovic una de las semifinales del doble mixto contra la pareja rusa formada por Aslan Karatsev y Elena Vesnina.