Última Hora

Febrero fue el mes más desastroso de su vida porque en un escenario aquella terrible caída casi lo cruza a la dimensión celestial.

La caída del cantante español Joaquín Sabina, en febrero, lo llevó incluso a estar en cuidados intensivos por unos días e hizo pensar a muchos que cerraría el portón del “Bulevar de los sueños rotos”

Pero hace unos días el “rebelde intelectual de la canción” habló con Yordi Evolé y le dio gracias a Dios por estar vivo.

Sabina se cayó en un escenario de Madrid mientras cantaba con su amigo Joan Manuel Serrat.

A sus 71 años asegura que Serrat también la pasó mal por el susto.