Última Hora

Italo Marenco siempre ha sido muy bromista y agarró su bicicleta para ir hacer ejercicios y terminó asustando gente en un motel de Tibás.​

Empezó a tocar puertas y algunas parejas se quejaron porque interrumpió los momentos de miel que tenían muchos en el lugar.

El mismo dice que casi no lo dejan salir de motel porque la seguridad lo detuvo a pedirle cuentas de lo que estaba haciendo. Para muchos la acción fue muy alabada porque casi nadie se atreve a meter en lugares tan privados hacer bulla.