Última Hora

La historia de superación de Sebastián fue una recarga de energías en medio de la triste pandemia del coronavirus.

Es un niño que tiene retignosis pigmentaria y que ocupa una grabadora para seguir en la escuela San Ambrosio de Nicoya.

El niño llegó a San José porque la empresaria Marisya Ferdespiel quería conocerlo, la señora Federspiel es una de las líderes de la “cadena de tiendas Universal”.

Todo esto se grabó bajo las estrictas medidas de higiene y fue antes de las restricciones sanitarias actuales.