Última Hora

Kowen, un niño canadiense de aproximadamente cinco años, fue grabado por su madre en el momento en que se despedía de “Top”, su pez dorado que había muerto.

Las imágenes fueron subidas a Internet y ya acumulan más de 2 millones de reproducciones en la red social YouTube.

El pequeño Kowen tomó el cuerpo sin vida del pez y le dio un beso como último adiós, luego lo arrojó al sanitario, la tristeza del niño era evidente en su rostro.

Sin embargo, cuando el agua se llevó a “Top”, las lágrimas se apoderaron del niño, su madre intentó consolarlo con un abrazo.

Kowen siguió llorando porque entendió que la pérdida de su mascota era para siempre.