Última Hora

Curiosidades

¿Cuál es el origen y objetivo de la cara de enojo?

Para los científicos, la “cara de enfado” incluye cejas bajas, labios más finos y las aletas de la nariz hinchadas.

Un grupo de investigadores de la Universidad de California y la de Griffith, en Australia, se dio a la tarea de comprender por qué los humanos utilizan las contracciones musculares del rostro para demostrar el enojo.

Para los científicos, la “cara de enfado” incluye cejas bajas, labios más finos y las aletas de la nariz hinchadas, y todo parece indicar que es parte de la biología básica de los seres humanos.

Así lo da a conocer el diario ABC de España, que repasa los resultados de esta investigación, la cual también halló que la expresión de enojo emplea la contracción de siete grupos de músculos

Con la hipótesis de que el enfado es una emoción de negociación, los investigadores definieron que el primer paso es comunicar a la otra parte que el evento que desencadena el enojo no es aceptable, y que el conflicto no terminará hasta que se alcance un acuerdo implícito.

Esta es la razón por la que ese estado de ánimo tiene una expresión facial asociada, que se repite en todas las culturas del mundo. Incluso, los niños que nacen con ceguera congénita la utilizan sin haberla visto.

“Pero la cara de enfado no sólo señala el inicio de un conflicto, cada elemento está diseñado para ayudar a intimidar a los demás, haciendo que el individuo enojado parezca más capaz de infligir daño si no es apaciguado”, afirma Aaron Sell, experto en criminología de la universidad australiana.

El equipo de investigadores también trabajó bajo la hipótesis de que una persona luce más fuerte gracias a su cara de enojo, y así lo demostraron por medio de un sistema informático que generó los rostros.

Por ejemplo, el solo hecho de mostrar un rostro con las cejas bajas le hacía parecer enojado, y voluntarios consultados en la investigación les atribuyeron a esas caras una mayor fortaleza sobre otras.

El experimento se repitió con cada uno de los otros componentes principales de la “cara de enfado”: pómulos levantados, labios apretados, la boca elevada, la nariz hinchada y la barbilla empujada hacia arriba y afuera.

“Dado que las personas que son juzgadas como más fuertes tienden a salirse con la suya con más frecuencia, concluimos que la explicación de la evolución de la forma de la cara humana enfadada es sorprendentemente simple: se trata de una exhibición de amenaza”, dice Sell.

Así, tales amenazas se traducen para exagerar señales de capacidad de lucha, según ABC, “al igual que una rana se hincha o un babuino enseña sus dientes”.