Última Hora

Juan Garaizabal llegó al país con una misión clara: traer su esencia a Costa Rica.

Esta es su segunda visita en suelo tico, pero esta vez viene a estudiar la ciudad, a detallar cada espacio para trabajar en una idea que le permita plasmar su arte en una nueva escultura.

Este escultor español es polifacético y reconocido por sus intervenciones artísticas en espacios urbanos.

Recientemente estrenó en parís tres obras monumentales que reviven el Palacio de las Tullería, en las que destaca un reloj que gira en sentido contrario.

¿Será posible ver algo como esto en Costa Rica? Eso es lo que busca el artista, pero por ahora se concentra en encontrar una idea que refleje su visión sobre el país.

Una vez que la inspiración fluya podrá pensar en el diseño, los materiales y la tecnología que tendrá la escultura. Lo que tiene claro es que la naturaleza debe entrar en esa concepción.

Por ahora su trabajo sería parte de una proyecto inmobiliario en Escazú, pero no descarta la idea de plasmar su arte en la ciudad capital.