Última Hora

Sin el uso de mascarillas y sin distanciamiento se realizó la llamada Marcha por la Diversidad en Uruguay el viernes.

Miles de personas participan en Montevideo, que a diferencia de otras masivas manifestaciones anuales uruguayas mantuvo su edición presencial a pesar de la pandemia.

El gobierno teme un repunte de casos tras la multitudinaria marcha.

La decisión de no sustituir el evento por una instancia virtual es parte de la estrategia de "no retroceder en derechos ni dar un paso atrás", dijo a medios Nahia Mauri, socióloga y vocera de la Coordinadora que organiza la marcha, integrada por 19 colectivos.

Con la consigna "Orgullo es luchar", la manifestación que se realiza los últimos viernes de septiembre desde 2005 y que cada año convoca a decenas de miles de personas suele intervenir la principal avenida de Montevideo para celebrar la diversidad sexual, reivindicar los derechos obtenidos por la comunidad LGBTIQ+ y reclamar más inclusión.

Este año, la movida cambió su recorrido y en lugar de tomar 18 de Julio los manifestantes transitan por avenida Libertador, que llega hasta el Parlamento y cuyo ancho permite un mayor distanciamiento físico.

La marcha no contó con espectáculos artísticos y musicales en un escenario central, algo habitual en las ediciones regulares, sino que solo se leyó una proclama sobre el final. Esto para tratar de respetar los protocolos sanitarios y evitar contagios de COVID-19, sin embargo, el gobierno cuestionó la carencia de protección y la aglomeración.

La Marcha por la Diversidad es una de las movilizaciones anuales que reúne a más gente en Montevideo, además de la Marcha del Silencio que todos los 20 de mayo reclama conocer el destino de los desaparecidos durante la dictadura militar. Sin embargo, ésta última si se desarrolló de forma virtual este 2020 debido a la pandemia.