Última Hora

En pocos días, las autoridades darán por controlados los brotes de COVID-19 dentro de las cuarterías: solo ocho personas continúan en aislamiento en estos sitios. 

Desde que comenzó la pandemia en nuestro país, las cuarterías se convirtieron en un foco de infección importante.

Las condiciones en las que residen las personas, en este tipo de lugares, son precarias e impiden mantener la distancia adecuada para evitar los contagios.

Hasta la fecha, un total de 41 cuarterías fueron aisladas tras detectarse uno o más residentes con resultado positivo por coronavirus.

Cerca de 900 personas permanecieron en cuarentena de forma preventiva y fueron vigiladas constantemente por las autoridades de Salud y de la Policía Municipal, incluso con vallas perimetrales.

Durante todo este tiempo, las personas que se mantenían aisladas en cuarterías recibieron el apoyo de distintas instituciones. Incluso, les enviaban la comida de los 14 días para garantizar que no salieran de la edificación.

Actualmente, las ocho personas que continúan aisladas están en el distrito Hospital.

La Policía Municipal de San José estima que hay unas 400 cuarterías clandestinas en el GAM y unas 3.600 habitaciones de este tipo en el resto del país.