Última Hora

La determinación de abrir al 25% todos los gimnasios y centros de deporte que no sean de contacto, fue una de las nuevas normas aplicadas por el Ministerio de Salud como medidas para solventar poco a poco la crisis por el COVID-19.

Pese a esta apertura, los representantes de la Asociación de Gimnasios de Costa Rica, creen que el solo hecho de trabajar a una cuarta parte de sus funciones no es para nada rentable, al punto que aseguran que muchos ni tan siquiera abrirán de momento, mientras que otros el impacto económico los perjudicará tanto que ya planean un cierre.

Erika Elizondo, secretaria y una de las voceras de AsoGym, afirmó que, de no cambiar las medidas en un par de semanas, tendrá que acercarse a Casa Presidencial para mejorar la situación.

Aunque de momento, lo más importante ahora es devolver a los clientes la tranquilidad de que puedan regresar al gimnasio a ejercitarse sin miedo al coronavirus.

A continuación, la entrevista completa:

-¿Cómo nació AsoGym y de cuántos gimnasios consiste?

“AsoGym nació de la necesidad ante el COVID-19 y empezamos apenas 10 gimnasios y ahora somos cerca de 270 gimnasios.

“Es un grupo donde nos hemos estado acuerpando y siguiendo los mismos lineamientos. Existe otro grupo que es CAFCO (Centros de Acondicionamiento Físico en Costa Rica) que son las empresas más grandes como MultiSpa y 360° (ya estos gimnasios anunciaron que no abrirán de momento) y que también están integrados a AsoGym.

-¿Cómo toman la reapertura por parte del Gobierno en un 25%?

“En este caso los gimnasios grandes no van a abrir, pero nosotros sí, que somos los pequeños, pues hay familias que viven de eso o que incluso todos los miembros trabajan en esto, entonces realmente necesitan trabajar.

“Se sabe que un 25% del aporte la gente podría ajustarse, pero simplemente no es rentable, pues, hay un caso por ejemplo que su gimnasio tiene apenas 100 metros cuadrados de espacio, lo que reducir el aforo a una cuarta parte sería insostenible por el alquiler que paga mes a mes”.

-¿Cuál es el panorama que prevén para los gimnasios del país con la reapertura?

“Nuestra preocupación es tal vez el pánico que puedan tener las personas al regresar.

“Si fuera que el aforo fuera el 25%, pero la gente estaría conforme en regresar, creo que saldríamos adelante, pero ahora es combatir contra el pánico de la gente, que es muchísimo más agresivo que lo que podemos arrancar el comercio.

-¿Cómo contrarrestar ese pánico?

“Con extremas medidas de seguridad e higiene. Como medidas de prevención vamos a utilizar productos para desinfectar el gimnasio muy fuerte, ojalá algunos orgánicos y con bombas de desinfección.

“Vamos a trabajar con kits de limpieza y que cada gimnasio tendrá 20 o 30 de estos kits. Cada persona deberá desinfectar la máquina que utiliza, pese a que todos los gimnasios deberán tener periodos de limpieza entre los turnos, sin embargo, le pedimos a todos los clientes que también colaboren con nosotros limpiando cada uno su lugar donde realiza el deporte.

“Sabemos que algunos médicos lamentablemente nos hacen mucho daño con el tema de la sudoración. Esto no se transmite por sudor e incluso se está pidiendo a algunos gimnasios colocar un lavatorio afuera para que la persona antes de ingresar al gimnasio se lave las manos y así evitar todo.

“Los mismos dueños y los instructores tendrán todas las medidas de higiene que pide el Ministerio de Salud y todos acatarán las normas, pues saben que de ahí consiste su ingreso económico por los próximos meses”.

-¿Han tenido alguna capacitación sobre limpieza e higiene con el Ministerio de Salud?

“Entre todos los agremiados hemos estado constantemente ofreciendo ideas y soluciones para mejorar el servicio y la salud. Por ejemplo, poner acrílicos entre máquina y máquina o las alfombras específicas y llenas de desinfectante para cada persona se esté limpiando sus pies. Son cosas que han surgido de entre todos los dueños y que nos ha permitido ir un paso adelante con el Ministerio.

“Entonces en el grupo como tal no hemos recibido ninguna capacitación, pero en el mismo gremio si nos hemos reunido para mejorar la atención y pulir la apertura. Hemos estados consientes de todos utilizar un protocolo e ir más allá de lo que nos piden.

-¿Cómo fue el diálogo y los acercamientos con el Gobierno para comenzar con esta reapertura paulatina?

“Considero que sí nos ayudaron. Hemos escuchado reiteradas veces al ministro de Salud, Daniel Salas, afirmar que el 25% no es lo que conviene en estos momentos, pero considero que sí nos han escuchado y eso es lo importante.

-¿Si no es rentable abrir al 25% porque no esperar a una apertura mayor y comenzar a abrir desde ahora? ¿Verdaderamente se puede solventar en algo el golpe económico al trabajar con estas medidas?

“Nuestra colaboración es como aporte a los clientes o el país mismo, pero para nada es rentable. Esto es un apoyo al grupo vulnerable de personas que no tienen ningún sustento como lo son las personas que limpian o los mismos instructores o recepcionistas que solo trabajan aquí.

“Entonces lo hacemos por un tema humanitario y de apoyo hacia ellos y para que la economía vaya caminando poco a poco en el país. Para los dueños de los gimnasios esta reducción no significa ninguna ganancia.

-¿Se puede sostener el negocio sin ganancias durante este tiempo?

“Es imposible. Por eso algunas personas no van a poder abrir y ya nos dijeron varios agremiados que no podrán hacerlo.

“Incluso esto no es solo para nosotros, he escuchado que algunos cines tampoco van a abrir, creo que el golpe va para cualquier otro gremio similar”.

-¿Cuál es el principal beneficio de abrir entonces?

“Si quisiéramos no abrir fácilmente podríamos hacerlo, pues reitero que no es rentable, pero qué hacemos con las personas que lo necesitan, las que están enfermas, las que están con cuadros de ansiedad y pánico, pues eso están sufriendo nuestros clientes.

“Hay personas que nos llamaban pidiéndonos entrenar solos a puertas cerradas en evidente estado de desesperación. Incluso muchos de ellos lo ven como un desahogo, pues viven encerrados en espacios muy reducidos y bajo un estrés muy grande. Nuestro aporte es ayudarle a esa gente, es algo más social, traer acondicionamiento físico a personas que realmente lo necesitan”.

-¿Hubo presión por parte de ustedes hacia el Gobierno para darse una apertura como esta?

“Por ejemplo, si a nosotros no nos decían que no podíamos abrir a partir de mayo, nosotros íbamos para Casa Presidencial, eso era fijo.

“Ahora si las restricciones no cambian y tenemos mucha afectación vamos a ir a Casa Presidencial, si nos quieren tirar al mar, que no lo hagan sin atarnos de mano”.

-¿Se tiene un estimado de cuánto perderán durante la pandemia por el COVID-19?

“Los datos internacionales indican que el 30% de los gimnasios no abrirían tras la pandemia. Esperemos que en Costa Rica no sea tan alto, pero ya tenemos casos de gimnasios que están cerrando.

-¿Cuántos casos han reportado de gimnasios que no podrán abrir?

“Es muy bajo en porcentaje, pero si tenemos al menos 10 casos confirmados que van a cerrar y que están vendiendo las máquinas”.

“Hay muchos que no van a poder cumplir con las especificaciones del Ministerio de Salud”.

-¿Cuánto creen que puedan durar trabajando a un 25%?

“Si no hay un cambio en las restricciones el 11 de mayo y los casos vienen en su normalidad, si vamos a alzar nuestra voz de una forma distinta incluso con un Recurso de Amparo.

“Queremos que sepan que nuestro gremio es uno de los más afectados, ni nutricionistas, ni entrenadores personales, fisioterapeutas, dueños de gimnasio, etc, a ninguno les han ayudado con el bono Proteger. Eso es otra, si nosotros no recibimos respuesta con esto también vamos a tomar decisiones sobre este asunto.

“Esperaremos qué va a pasar con el Gobierno, pero ya que un grupo de cerca de 6.000 familias de más de 400 gimnasios se quede sin ningún solo colón y que a ninguno le ayuden, creo que ya nos tomarían el pelo”.