Última Hora

Por primera vez desde que inició la pandemia del COVID-19 en Costa Rica, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) mostró un aumento en la mayoría de sus productos y servicios.

Eso derivó en una variación positiva de 0,26% para el pasado mes de julio, luego de cuatro meses con resultados negativos.

El cambio se explica por el aumento en ocho de los 12 grupos que conforman el índice, principalmente en los alimentos y bebidas no alcohólicas, transporte y bienes y servicios.

También presentaron variaciones positivas los sectores de muebles y artículos para la vivienda, entretenimiento y cultura, bebidas alcohólicas y cigarrillos, comidas fuera del hogar, alojamientos y educación.

Del otro lado, mostraron una disminución los sectores de comunicaciones, salud, alquiler y servicios de vivienda, así como la vestimenta y calzado.

El mayor aumento llegó por el lado de los alimentos, con un incremento importante en precios como el de la cebolla o los huevos.

En general, según el estudio del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), el 54% de los 315 bienes y servicios que integran la canasta de consumo subieron de precio, 33% bajaron y 13% se mantuvieron iguales al mes pasado.

En términos interanuales, sin embargo, la variación sigue siendo negativa (-0,17%).

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) es el indicador que mide la variación de los precios de un mercado nacional a partir de la definición y evaluación de una canasta de bienes y servicios representativos del consumo de los países.