Última Hora

El 2020 podría acabar con una pérdida de hasta ₡566 mil millones en el presupuesto de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) por motivo de la pandemia del COVID-19.

La institución actualizó la proyección de ese impacto económico a raíz de la discusión del presupuesto ordinario de 2021, que en el caso de la Caja será de ₡4.8 billones.

El gerente financiero de la CCSS, Luis Diego Calderón, aseguró este miércoles que a agosto anterior esa cifra alcanzó ₡252.935 millones, mientras que las proyecciones de setiembre a diciembre estiman que esa cifra aumentará hasta un rango entre los ₡412 mil millones y los ₡566 mil millones.

“Ese impacto variará a partir de las trasferencias que nos pueda o no hacer el Gobierno central”, dijo Calderón.

En esas cifras se enmarcan la caída de los ingresos por los aportes obrero-patronales, la baja en la base mínima contributiva o el aumento en gastos por la atención de la emergencia sanitaria.

La Junta Directiva revisó y aprobó, el lunes anterior, la propuesta de presupuesto que ya discuten los diputados y que permitirá administrar los recursos de Salud para la lucha contra la pandemia.

Precisamente, esta última fue la prioridad trazada por la institución según su presidente ejecutivo, Román Macaya. Esto, y la inversión en infraestructura, serán los principales focos de gasto para el 2021.

“Como prioridades inmediatas estamos enfocados en la atención de la pandemia, la protección de la salud y la vida, así como la búsqueda permanente del equilibrio financiero institucional”, dijo Macaya.

Del total del presupuesto, 62.3% estará destinado al seguro de salud (SEM), el 34.5% al seguro de pensiones (IVM) y el 3.2 % al Régimen No Contributivo (RNC).

El jerarca explicó que este presupuesto es “razonable y prudente”.

En promedio, según la institución, el presupuesto cae alrededor de 9% entre los tres seguros.

Macaya adelantó que las inversiones en infraestructura seguirán adelante y mencionó, entre otros, el inicio de obras importantes como el nuevo hospital de Puntarenas que se ubicará en Barranca y que, se espera, entre en operación a finales de 2022 o inicios de 2023.