Última Hora

El ministro de Salud, Daniel Salas, dejó sin efecto la posibilidad de que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) realice, por ahora, el traslado de pacientes a hospitales privados con el fin de evitar la saturación de sus servicios.

Así lo comunicó por medio de un oficio, enviado este lunes al gerente general de la institución, Roberto Cervantes.

Las autoridades de la CCSS habían dicho que empezarían a usar las camas a partir del miércoles 16 de junio. Sin embargo, a la fecha, no se concretó ningún traslado de pacientes no COVID-19.

"Dado que pasados seis días aún no se ha hecho uso de dichas camas, entendemos que en este momento no van a utilizarlas, por lo que procedemos a dejar sin efecto las resoluciones emitidas a los hospitales privados", argumentó el ministro en ese documento.

Este plan suponía una inversión de ₡2.400 millones, recursos que fueron devueltos por el ministro y que ahora serán destinados a otras necesidades, siempre en el contexto de la emergencia sanitaria por COVID-19.

"Es importante que la Junta Directiva de la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias pueda disponer de los recursos como considere prudente", añadió Salas.

Aunque en este momento se descarta el uso de las camas, eso no quiere decir que la opción de eliminará por completo. Si se volviera a presentar un escenario de saturación hospitalaria, los jerarcas de la CCSS podrían solicitar el apoyo nuevamente.

"Quedamos a su entera disposición en caso de que la Gerencia Médica o la instancia que usted estime conveniente, solicite la activación del mecanismo para el uso de camas privadas, con los recursos y patologías que se consideren necesarias, siempre respetando el nexo de causalidad que justifica su uso", indicó Salas.

El ensayo realizado en esta oportunidad, según el ministro, permitirá habilitar los centros privados con más agilidad en caso de requerirlo.

Además, el jerarca del Ministerio de Salud no descartó retomar el análisis de nuevos perfiles de pacientes para futuros traslados a centros médicos como la Clínica Bíblica, Hospital Cima, Hospital Metropolitano y Hospital La Católica.