Última Hora

El suero fabricado a partir de plasma de caballo, por el Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica, no ha surtido hasta ahora el efecto deseado.

La idea era que ayudara a tratar a pacientes contagiados por COVID-19 y reducir la cantidad de decesos por el coronavirus.

Ante esta situación, Román Macaya, presidente Ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) informa que se cambiará la estrategia; aumentarán la dosis del suero para cada paciente y, además, ahora lo recibirán pacientes contagiados en urgencias o en estado estable, cuando antes solo lo recibían quienes se encontraban en cuidados intensivos.

El suero creado por el Clodomiro Picado fue analizado incluso por la Universidad George Mason de Estados Unidos.

La universidad comprobó que estos anticuerpos podían impedir que la enfermedad progrese en los pacientes.