Última Hora

El presidente Ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Román Macaya y el gerente de Logística, Luis Fernando Porras, le aseguraron al país que todas las compras de suministros que se han llevado a cabo durante la emergencia por COVID-19 son transparentes y pronto darán una rendición de cuentas.

Así lo señalaron este martes en una conferencia de prensa realizada tras los cuestionamientos por dos compras específicas de mascarillas.

“Hay diferentes insinuaciones o información sobre la naturaleza de los proveedores o cumplimiento de estos en la entrega de productos. Todo lo que tiene que ver con el suministro en atención de la pandemia está en un mundo donde la logística no está funcionando acorde a la realidad y eso afecta a todos los países, no solo a nosotros”, dijo Macaya.

Aseguró, además, que todas las compras realizadas se informarán de manera transparente y se darán a conocer una vez terminada la auditoría interna que realiza la Caja desde la semana anterior.

“La auditoría interna de la Caja cuenta con más de 100 funcionarios que se han abocado a hacer una revisión, no solo de estas compras que salieron en medios de comunicación, sino de todas las compras que ha hecho la Caja desde que inició la pandemia”, agregó el jerarca.

Por su parte, el gerente de Logística explicó el proceso que desarrolla la institución para la compra de insumos médicos como mascarillas, equipo personal, ventiladores, kits de pruebas, entre otros.

Luis Fernando Porras señaló que, como parte del proceso, la Caja primero hace una indagatoria de proformas de los oferentes y en una comisión técnica se verifican las cualidades y características del material a comprar.

“Luego de la indagación, sigue la selección del contratista donde encontramos la oferta formal y la amplitud de los factores técnicos. También realizamos análisis técnicos administrativos y legales de los oferentes; de las 7 ofertas recibidas se valida una vez más y se escogen los que cumplen y tienen los precios más competitivos del mercado”, indica Porras.

Señala, adicionalmente, que "entre la mejor oferta y la que sigue hay una diferencia de poco más de medio millones de dólares".

Con respecto a las insinuaciones por la compra irregular de mascarillas, ambos funcionarios revelaron que una de las compañías ha tenido inconvenientes de logística e incautación en Madrid, España, por lo que pidió una prórroga y al no cumplir se le resuelve por incumplimiento de contrato.

En el otro caso, aseguraron que la compañía ha realizado entregas fraccionadas ante la problemática mundial que hay en tema de logística.

El presidente de la Caja afirmó que la institución, al día de hoy, no ha pagado nada que no haya recibido, sino más bien trabaja contra entrega.