Última Hora

El pasado martes 20 de julio se informó que el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa) detectó la variante Delta del coronavirus en Costa Rica. 

En total, los expertos encontraron 16 casos: 12 de costarricenses y cuatro de extranjeros.

A raíz de la llegada de esta variante originada en India, se generan muchas preguntas y dudas, porque se sabe que es más transmisible que otras.

Por eso, conversamos con Francisco Duarte, coordinador del Laboratorio de Genómica de Inciensa en una amplia entrevista.


¿Cómo le siguieron los pasos a la variante Delta?

Como ya sabíamos que estaba circulando en otros países y se había vuelto importante, ya teníamos conocimiento de qué nos podía llegar en algún momento por algún tipo de viaje o algún turista y eso es importante darle seguimiento. ¿Cómo lo hicimos ya específicamente en la parte de laboratorio que nosotros tenemos? Antes de hacer la secuenciación de genoma completo del coronavirus para identificar si es la variante o no, tenemos una serie de pruebas que puede decir si esa muestra que se está trabajando es o no una de las variantes de preocupación para la OMS. 

En este caso la prueba nos puede decir si es la variante Alfa, la variante Beta, o la variante Gama. Y cuando hacemos esa prueba ya sabes que estamos ante una de estas variantes y que no se trata de la variante Delta, entonces una pequeña fracción de las muestras que nosotros tamizamos semanalmente con esa metodología, la decidimos tomar y no da positivo por esas variantes, y entonces la estudiamos con mayor profundidad para buscar la variante Delta. 

Entonces hicimos ese cúmulo de muestras que no son ni Alfa, ni Beta, ni Gama y buscamos ahí a más profundidad la variante Delta y ahí fue donde encontramos esos casos que notificamos.

¿La Delta tiene síntomas diferentes a las demás variantes?

No, no hay síntomas diferentes todavía. Los síntomas son muy similares a los que presenta toda la enfermedad: fiebre, dolor de cabeza, escalofríos, fibromialgia, dolores articulares, la pérdida la pérdida del olfato y gusto. 

No hay una sintomatología específica tan clara para decir voy a sospechar que sea esta variante. No ocurre así. 

Es más bien por técnicas moleculares de todo lo que recibimos que se hace un tamizaje, se sabe cuáles son las variantes de preocupación Alfa, Beta, Gama, y se decide ir a buscar en esa pequeña porción, que no son esas variantes, a ver si encontramos la Delta ahí. Así lo hemos hecho por un tiempo y la encontramos en estas últimas secuenciaciones.

¿Hay alguna otra variante que pueda salir en el test?

No, clínicamente no. Si usted va al doctor y el médico dice que sospecha de alguna variante en particular por la sintomatología del paciente eso no ocurre clínicamente.

 Hay otros indicadores como los indicadores epidemiológicos; una persona que estuvo en un país o en una región donde hay una alta circulación entonces ya hay una sospecha epidemiológica, de qué si viene con COVID-19 podría ser de la variante más frecuente en esos territorios, pero como ya la variantes están distribuida en tantos países en el mundo, es más complicado hacerlo sólo por la sospecha de viajes a los países.

Se sabe que es más transmisible, pero ¿es más agresiva?

Sí es más transmisible, pero no hay evidencia de que sea más agresiva. No hay ningún estudio que diga que te va a dar una enfermedad más severa o que los síntomas van a ser más fuertes o que la evolución vaya a ser más grave. Lo que sí está comprobado es la transmisibilidad.

¿Las vacunas que aplican en el país cubren contra la variante Delta?

Sí tanto Pfizer como la AstraZeneca siguen siendo efectivas y sobre todo para la protección de las manifestaciones severas, hospitalizaciones y defunciones. No es que la vacunación va a evitar por completo que no aparezcan síntomas. Hay personas vacunadas que se llegan a infectar y pueden desarrollar síntomas y es normal. El objetivo primordial de las vacunas, al igual que la vacuna de la influenza, es prevenir las complicaciones y minimizar las hospitalizaciones.

¿Afecta más a una población en específico?

Eso depende del contexto epidemiológico en el que estás, por ejemplo el caso del Reino Unido han vacunado muchísimo a las personas de mayor edad y entonces las poblaciones descubiertas son las poblaciones jóvenes por ende las poblaciones jóvenes tienen más movilidad y van a sus trabajos e incluso no respetan tanto las medidas de distanciamiento y protección, entonces se ha visto un desplazamiento en ciertos países donde las variantes, sobre todo la Delta, se está presentando más en las personas jóvenes. Pero no es porque tenga una afinidad o una predisposición por ir atacar ese grupo, si no porque ya no hay una población susceptible en los adultos mayores. Además, estas poblaciones de jóvenes son más dinámicos y salen más y tienen más contacto y por eso el virus va a donde la gente va y si ya hay una población que está vacunada entonces el virus va a ser más exitoso en las poblaciones que no han sido vacunados todavía.

¿Cuáles son las diferencias de la Delta con las demás variantes?

En cuanto al comportamiento biológico es la transmisibilidad, que es mucho más transmisible incluso que la vara variante Alfa, que era más transmisible que las versiones “normales” de coronavirus que estaban circulando al principio de la pandemia.

A nivel genómico hay ciertas mutaciones particulares en la proteína de la espícula que son la que le da esa característica a esa variante, entonces tiene cierta mutación en la proteína en la región que le permite unirse a las células blanco y eso la hace importante para que sea más transmisible y tiene otras mutaciones también a nivel de las proteínas de la espícula en otras regiones que le podrían, eventualmente, facilitar la evasión a la respuesta inmune.

¿Cuál es la variante predominante ahora?

En las últimas semanas la predominante es la Gama, eso en las últimas tres o cuatro semanas, y antes de eso era la Alfa.

¿Considera que en los próximos días la predominante será la Delta?

Es un escenario posible y es un escenario probable. Se ha visto en los países donde ha circulado en la variante Delta, precisamente como se transmite más rápido, por ponerlo en un lenguaje sencillo, le gana la carrera a las otras, porque su velocidad de transmisión es más rápida. Entonces produce más casos. En los países donde se dio la introducción de la Delta entonces si se ha visto un aumento en esa cantidad, en Estados Unidos e Inglaterra les tomo un mes para que esta variante desde que la detectaran se transformara en la variante predominante. Entonces es un escenario completamente posible a nivel nacional y por eso la insistencia de las medidas de protección, porque es la mejor manera de evitar esta transmisión y que eso suceda.

¿Para qué sirve saber cuáles son las variantes que hay?

Con las variantes de preocupación el fin principal es conocer qué es lo que tenemos circulando en la población y conocer precisamente ese comportamiento, en este caso el compartimiento de transmisibilidad que nos indica que puede haber un pico en los casos y entonces vamos a tener muchas más personas que tienen que ir a los servicios de salud.

¿Se puede calcular cuántas personas están infectadas de la Delta, pero todavía no han sido testeadas?

Eso no lo podemos calcular, seguimos esperando a la próxima corrida que haremos en una próxima semana para tener más datos y poder ir monitoreando cómo se comporta.

¿Cambian sus tareas en Inciensa ahora que se sabe que está la Delta en el país?

Seguimos intensificando la búsqueda en esa pequeña fracción de muestra en las cuales sabemos que no son ni Alfa, ni Beta, ni Gama para ver si hay un aumento en la Delta y poder alertar oportunamente, -vean empezamos con 16 y ya vamos con más casos- y poder ver un aumento o un estancamiento, es llevarle el pulso.

App Teletica