Última Hora

Los estadounidenses que visiten Costa Rica tendrán que tomar en cuenta un requisito adicional: para regresar a su país, vía aérea, será requisito presentar una prueba COVID-19 negativa. 

Este examen PCR será obligatorio para ingresar a Estados Unidos a partir del 26 de enero. Una de las condiciones es que se haga en los tres días previos al vuelo. 

El ministro de Turismo, Gustavo Segura, reconoce que la decisión del país norteamericanos es "un reto para la industria turística" de Costa Rica". Por eso, se preparan desde ahora para enfrentarlo.

El Instituto Costarricense de Turismo puso en marcha, la semana anterior, una mesa de trabajo en la que participa la red de laboratorios privados con autorización del Ministerio de Salud para hacer pruebas diagnósticas de COVID-19.

"De tal suerte que tengamos, en las próximas horas, una logística preparada para atender a los turistas internacionales a lo largo y ancho del país, y que puedan hacerse sus pruebas", dijo Segura.

El jerarca confirmó que otros países como España y Canadá también solicitan este requisito. 

En análisis

Las autoridades eliminaron la prueba negativa como un requisito para los viajeros que ingresen a Costa Rica. 

Sin embargo, ahora analizan si esa medida debería aplicarse otra vez.

“Ese requisito específico está en análisis por los equipos técnicos. Se quitó en su momento porque las características de la prueba y de la enfermedad no daban seguridad de que el viajero no tuviera el virus: podía estar asintomático, podía estar en periodo de incubación y, en periodo de incubación, la prueba no detecta", explicó Pedro González, viceministro de Salud. 

"En este momento se está analizando, a la luz de nueva evidencia, si se ponen algunos requisitos nuevamente”, concluyó.

El análisis está en manos de los funcionarios de Vigilancia de la Salud, dependencia del Ministerio de Salud.