Última Hora

Un hombre de 47 años, diagnosticado con COVID-19, llegó a la Clínica Moreno Cañas en un taxi “pirata” y murió antes de ingresar.

Así lo confirmó la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS). En un breve comunicado, indicaron que el enfermo "llegó sin signos vitales al Área de Salud Mata Redonda-Hospital".

"Al paciente se le realizaron maniobras de resucitación, sin respuesta y con todos los protocolos del caso", indicaron.

Además del conductor, en el carro viajaban tres personas con una orden sanitaria activa por ser contactos del contagiado.

"Se trató de conversar con el taxista para explicarle el riesgo; sin embargo, se retiró del área de salud sin permitirle al personal conversar con él", dijo la CCSS.

"A las tres personas que lo acompañaban se les mantuvo separadas del resto de personas, por ser contactos de positivo con orden sanitaria activa", añadió.

En ese momento, la clínica no contaba con bolsas especiales para fallecidos con coronavirus, por eso se solicitó colaboración. Fueron enviadas de forma inmediata por parte de la Dirección Red Integrada de Prestación de Servicios de Salud Central Sur.

"El área de salud en todo momento conversó con la familia, se les explicó por qué no podían entrar a verlo cuando se declaró fallecido, ni al recinto donde se depositó el cadáver una vez embalado. También se les explicó el mecanismo de entrega del cuerpo y se les habló del tema de conseguir una funeraria para la entrega", expresó la institución en el documento.

Teletica.com consultó al Ministerio de Salud sobre las personas que salieron de su casa pese a contar con una orden de aislamiento. Únicamente informaron que "el caso debe ser analizado por el área de salud correspondiente".