Última Hora

El Ministerio de Hacienda presentó la noche este lunes ante la Asamblea Legislativa el tercer presupuesto extraordinario del año que, entre otras cosas, se utilizará para la compra de vacunas contra el COVID-19.

Este presupuesto incorpora ¢32 mil millones, provenientes de los ingresos corrientes que se derivan de la Ley 9840 (por diferencial de precios de los combustibles) e ingresos extraordinarios externos del crédito IRF del Fondo Monetario Internacional (FMI).

De acuerdo con el Ejecutivo, estos nuevos ingresos permitirán presupuestar una transferencia de ¢31.186 millones a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) para amortizar deuda del Estado con esa institución y el egreso presupuestario de ¢1.040 millones para subsidios temporales por desempleo, en atención a la declaratoria de emergencia por el COVID-19.

También se rebajan diversas partidas presupuestarias por un total de ¢60,8 mil millones.

Dentro de este acomodo de egresos, el Gobierno ha asignado recursos para:

  • Asignación de ¢7.200 millones para el adelanto de la compra de vacunas contra el COVID-19.
  • Transferencias para el Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (CONAPAM), para proteger a esta población ante el COVID-19.
  • Aumento de transferencias de capital (recursos para infraestructura) para el Consejo Nacional de Vialidad.
  • Reasignación de recursos para el programa de equidad y otros programas del Ministerio de Educación Pública.
  • Transferencias a la CCSS para financiar pensiones del Régimen No Contributivo.
  • Transferencias al Instituto Mixto de Ayuda Social y el Consejo Nacional para las Personas con Discapacidad para dotar de recursos para la atención de población en pobreza.
  • Creación de plazas para las nuevas autoridades de la Comisión de Promoción de la Competencia y la dotación de bienes duraderos, conforme a los compromisos asumidos ante la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

La última palabra para la aprobación de este nuevo presupuesto la tendrán los diputados.