Última Hora

El Gobierno de Estados Unidos recomendó a sus ciudadanos no viajar a Costa Rica.

La advertencia está publicada en la página del Departamento de Estado - Oficina de Asuntos Consulares.  

Desde este 6 de agosto, nuestro país está en nivel 4, que significa “no viajar”, según la publicación. 

"No viaje a Costa Rica debido al COVID-19. Sea más cauteloso en Costa Rica debido a la delincuencia", se lee en la alerta. 

Advierten que los viajeros pueden experimentar cierre de fronteras, cierre de aeropuertos, prohibiciones de viaje, órdenes de quedarse en casa, entre otras condiciones de emergencia motivadas por la pandemia.

"Si bien los delitos menores son la amenaza predominante para los turistas en Costa Rica, los delitos violentos, incluidos el robo a mano armada, el homicidio y la agresión sexual, ocurren en Costa Rica. El gobierno costarricense proporciona recursos de seguridad adicionales en áreas frecuentadas por turistas", agrega la alerta.

Por el momento, el Gobierno de Costa Rica no ha incluido a Estados Unidos entre los países con vuelos autorizados. 

"Consideramos necesario, primero, que abramos las fronteras aéreas a las aerolíneas americanas a la mayor brevedad y, segundo, desde ya estamos coordinando esfuerzos con el ministro de Turismo y la Cancillería para revertir esta clasificación y confiamos en que pronto se solucione", manifestó Rubén Acón, presidente de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur). 

Seguridad

Según el analista Álvaro Ramos, estas alertas son emitidas con regularidad por el Departamento de Estado del país norteamericano tras recibir información de inteligencia y estadísticas por parte de las Embajadas en distintos país. 

"Creo que es negativo para nosotros, es un problema para desarrollar el turismo, porque los norteamericanos representan casi el 50% de los turistas que nos visitan y son los más cercanos de las potencias mundiales", explicó Ramos.

Sobre el tema de seguridad, el experto aseguró que "hemos decaído extraordinariamente, esto no existía antes, los ciudadanos norteamericanos no eran advertidos de esta problemática hace unos escasos años".

"Ahí sí la responsabilidad es completa del sistema judicial y de los sistemas preventivos. Hemos privilegiado la protección al delincuente sobre la protección de los ciudadanos comunes y sobre los turistas, en los últimos tiempos hemos visto los resultados nefastos", agregó.

Ramos advierte que la alerta está basada en hechos concretos y estadísticas que el país "no ha sabido atacar con penas más duras de cárcel". Recomienda una revisión profunda de las políticas para brindar seguridad, tanto a nacionales como a visitantes.