Última Hora

El presidente de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Román Macaya, informó este martes en conferencia de prensa que la institución está a punto de agotar las camas de cuidados críticos.

Estas camas son para los casos más graves, pacientes que presentan múltiples factores de riesgo.

"Estamos a ocho camas de saturar esos servicios, aún con capacidad de ampliación solo nos va a dar ocho (camas) más", dijo Macaya.

Las camas de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) se dividen en dos categorías: las camas de cuidados críticos y las de cuidados severos. 

Los espacios para críticos son los que están en instalaciones normales de cuidados intensivos y tienen capacidad para atender toda clase de complicaciones. Tienen, además de todo el equipo técnico, personal intensivista.

En cambio, las camas severas, según explicó Macaya, carecen de dicha infraestructura física y humana.

De los 220 pacientes que están en UCI este martes, hay 99 en camas críticas y 221 que son pacientes severos.

Macaya indicó que en severos hay capacidad para 77 pacientes más, pero en cuidados críticos solo hay capacidad de ampliar ocho camas. 

"Cuando aumentemos, si es necesario, a 359 camas en total (ahora hay 314 camas disponibles), podremos aumentar ocho camas más críticas. O sea, en la máxima capacidad de cuidados intensivos que vayamos a implementar en la CCSS, solo va a haber capacidad para 16 pacientes más (críticos) de los que hay ahora, el resto son de pacientes severos, que obvio son complicados", finalizó el jerarca.