Última Hora

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) ha ido aumentando la cantidad de laboratorios con capacidad de diagnóstico molecular del COVID-19.

En nueve meses la cantidad se triplicó, según indica la institución. Se pasó de tener tres laboratorios a ocho que apoyan el procesamiento de pruebas PCR. Estos se encuentran en los hospitales San Juan de Dios, México, Nacional de Niños, Monseñor Sanabria de Puntarenas, Max Peralta de Cartago, Enrique Baltodano Briceño de Liberia, Tony Facio de Limón y el de Geriatría y Gerontología.

Otros dos centros médicos atienden su propia demanda son el Rafael Ángel Calderón Guardia y el Nacional de Las Mujeres Adolfo Carit.


Se espera que próximamente se sumen el Hospital Escalante Pradilla de Pérez Zeledón, el Hospital San Vicente de Paul en Heredia, así como reforzar la capacidad del Calderón Guardia.

“Se apostó por la regionalización y fortalecimiento para aumentar la cantidad de laboratorios con capacidad para procesar muestras por COVID-19 por RT-PCR abierto, aumentar la oportunidad del diagnóstico y reducir lo más posible lo tiempos de respuesta”, comunicó la institución, citando a su presidente ejecutivo, Román Macaya.

El jerarca considera que el diagnóstico molecular es una estrategia visionaria, pues se espera que esta metodología sea utilizada para otras enfermedades infecciosas y cáncer.

Por su parte, Mario Ruiz, gerente médico de la CCSS, recordó las estrategias de vigilancia centinela con las que cuentan, adicional al muestreo cotidiano de COVID-19.

Al día de hoy, la institución tiene una capacidad de realizar 4.000 pruebas diarias PCR y seguirá aumentando con los nuevos laboratorios clínicos hasta las 4.500 pruebas por día.

Macaya informó, además, que la Caja está en proceso de incorporar pruebas antígeno. Estas aumentarán la cobertura y capacidad de diagnóstico de COVID-19.

Hasta el momento, la Caja ha tamizado a poco más de 270.000 pacientes.