Última Hora

El sector de transporte público ha venido aplicando una serie de lineamientos que garantizan a la población un viaje seguro: unidades y terminales en las condiciones de higiene requeridas para disminuir la posibilidad de contagio de la COVID-19. 

“Fuimos el primer sector que presentamos el protocolo de mitigación de riesgo de la enfermedad en marzo anterior, conscientes de la responsabilidad que tenemos ante el traslado diario de pasajeros. Por ello, era urgente aplicar medidas para que las personas estén tranquilas de viajar en unidades que cumplen con todas las condiciones de higiene y prevención”, explicó Silvia Bolaños, directora ejecutiva de Cámara Nacional de Transportes (Canatrans). 

El protocolo denominado “Procedimiento para la Prevención de la COVID-19 en las Empresas de Transporte de Pasajeros en Costa Rica” establece medidas de acatamiento obligatorio en cinco áreas principales: unidades, choferes, terminales de pasajeros, predios y demás personal que labore en las empresas autobuseras. 

Entre las medidas principales destacan la limpieza y desinfección de las unidades, colocación de afiches sobre técnica de lavado de manos y protocolo para toser y estornudar en las instalaciones higiénico-sanitarias de las empresas, el uso de equipo de protección personal para los responsables del lavado de los autobuses y el uso en los choferes de algún tipo de gel con base en alcohol al 70%, alcohol y algún producto antibacterial, entre otras medidas. 

Las empresas cuentan con una persona responsable del área de salud ocupacional que vela por el cumplimiento de las medidas, así como de un colaborador que verifique que el conductor de la unidad cumpla con estos lineamientos. 

“Es oportuno aclarar que las aglomeraciones en estos días no son parte del servicio; las empresas han hecho ajustes en los esquemas, están saliendo más unidades, brindando más servicios, no obstante, tenemos más carros en las calles, la excepción se ha convertido en la regla y al no tener condiciones de vías exclusivas, tenemos que meternos igual en las presas, tal y como veníamos antes del COVID-19. Por ello, consideramos oportuno valorar la aplicación de los carriles exclusivos o priorización de paso para generar una recuperación rápida de las unidades”, indicó Bolaños. 

Por otra parte, la Cámara insiste en la cooperación de los gobiernos locales para el debido cumplimiento de las medidas en las paradas que están en la vía pública. 

El pasado lunes, Canatrans realizó un monitoreo en diversas paradas ubicadas en el centro de la capital, en el que se pudo constatar que el movimiento de usuarios transcurrió sin mayores inconvenientes.