Última Hora

En una celebración atípica, pero con el mismo fervor patrio, el fuego de la independencia llegó hasta Cartago la noche de este lunes.

En medio de la emergencia sanitaria que atraviesa el país, la antorcha realizó un recorrido de más de 300 kilómetros hasta llegar a la vieja metrópoli.

Las celebraciones por el 199 aniversario de vida independiente iniciaron en Cartago a eso de las 6 de la tarde con la entonación del himno nacional.

Como es tradicional, cada 14 de setiembre el Consejo de Gobierno se realizó en la provincia de Cartago, pero esta de vez de forma virtual.

El presidente Carlos Alvarado dio algunos detalles de la propuesta que presentará al Fondo Monetario Internacional.

“No se aumentará el impuesto del valor agregado (IVA), no se afectará a personas con salarios menores a los 800.000 colones, sean del sector público o el sector privado, no habrá despidos masivos de funcionarios, no iremos a la venta de activos más allá de lo que ya hemos comprometido públicamente, no tocaremos el régimen de zonas francas, que son claves para la inversión y para el empleo”, expresó.

El mandatario también aprovechó para anunciar parte de los proyectos de lo que llama la Costa Rica del bicentenario en materia de infraestructura, seguridad, educación, descarbonización y economía.

“Vivimos tiempos abrumadores, pero igual que las otras cuatro pandemias que ha sufrido Costa Rica en su historia, esto también pasará, seguiremos impulsando tratamientos y vendrá la vacuna anunciada para la cual desde ya hacemos lo necesario para comprarla y ponerla a disposición de todo el país”, agregó.

Siguiendo todos los protocolos de distanciamiento social, el presidente de la República recibió la llama de la independencia de manos del estudiante, Álvaro Calvo Molina, del Liceo San Francisco licenciado Daniel Oduber Quirós.

El doctor Marco Vargas, jefe del Centro de Atención Especializado para Pacientes con COVID-19 y la enfermera del hospital Maximiliano peralta, Nancy Durán fueron los encargados de encender el pebetero frente a las ruinas de Cartago.

Este año durante el recorrido de la antorcha se realizó un homenaje a los funcionarios que trabajan en la primera línea de atención de la pandemia, por primera vez se encendió la llama en lugares como el CEACO y el Ministerio de Salud.