Última Hora

La sonrisa volvió al camerino de la Selección Nacional. Tras una sequía de 11 partidos sin ganar, ahora todo es felicidad tras conseguir este martes el tercer triunfo al hilo en la era de Luis Fernando Suárez.

Costa Rica sudó mucho para obtener las victorias ante Guadalupe, Surinam y Jamaica y así comandar el grupo C de la Copa Oro, en un hecho inédito en la historia tica en el torneo.

Eso sí, hay que tenerlo claro, el duelo ante Guadalupe no es considerado de clase A, pero para efectos estadísticos y por tratarse de un partido dentro de un torneo se sumará como parte de la seguidilla de triunfos, más tomando en cuenta que durante la serie de 11 juegos sin ganar, también se sumó la derrota ante País Vasco, otra selección no adscrita a FIFA.  

Si repasamos los números rápidamente, La Sele tenía casi cinco años sin registrar tres palitos al apartado de las victorias.

La última vez que la Tricolor registró tres victorias seguidas fue entre octubre y noviembre del 2016, en plena eliminatoria rumbo a Rusia 2018 y con Óscar Ramírez en el banquillo.

En aquella ocasión, la Selección derrotó 3-4 a Rusia, en un amistoso en Kazan el 9 de octubre del 2016, luego comenzó el pie derecho la eliminatoria con dos victorias ante Trinidad y Tobago 0-2 el 11 de noviembre y cuatro días después con una tremenda goleada 4-0 a los Estados Unidos en el Estadio Nacional.

Esos triunfos formaron parte de una seguidilla de 10 partidos sin conocer la derrota que tuvo la Mayor entre el 11 de junio del 2016 (último partido de la Copa Centenario) y el 22 de enero del 2017 cuando caímos ante Panamá 0-1 por la Copa Centroamericana.

Desde aquella época, celebrar tres triunfos seguidos de La Sele se hizo casi imposible y más bien, los malos resultados acompañaron al equipo desde los partidos previos al Mundial de Rusia.

Ahora, más allá de los rivales, los tres triunfos de Costa Rica en Copa Oro sirven como principal carta de presentación para un nuevo proceso que parece reavivar los ánimos de la afición por la Tricolor.

La cifra es más alarmante es cuando vemos que desde aquellas últimas victorias del 2016-2017 hasta ayer en Copa Oro, la Tricolor disputó 58 compromisos y solo ganó 13 veces para un paupérrimo rendimiento del 22, 41% en casi cinco años. Más que remarcada la escasez de triunfos.

"Se ha visto en este corto plazo la mano del entrenador y eso nos da confianza.

"Ahora están llegando los resultados, lo más importante es el trabajo que se hace ahora, porque se viene el inicio de la eliminatoria que es lo más importante", mencionó el defensor Óscar Duarte tras el triunfo ante Jamaica.

Ahora vendrá una prueba más el próximo sábado ante Canadá, donde La Sele espera ratificar su mejoría y volver a cosechar otra victoria más o al menos el pase a las semifinales, para un equipo necesitado de resultados.

App Teletica