Última Hora

El polémico arbitraje del costarricense Ricardo Montero, tiene muy molestos a la Federación Mexicana de Fútbol (FMF) que pidió una respuesta ante Concacaf y una inhabilitación para el tico tras el primer partido de la Copa Oro ante Trinidad y Tobago.

En dicho partido, Montero no pitó un polémico penal al referente azteca Hirving Lozano y que al final terminó en un grave golpe, que requirió 40 puntos de sutura, por lo que se perderá el resto del certamen.

Yon de Luisa, presidente de la FMF, externó la preocupación a la Concacaf por el mal arbitraje y pidió una respuesta pronto, de lo contrario pidió se inhabilite al tico.

"Del arbitraje, en la FMF tenemos una gran preocupación porque no es del partido pasado. Hemos enviado comunicados a la Concacaf y a la FIFA externando esta preocupación por la integridad del jugador mexicano, ya no podemos permitir que nuestros jugadores salgan lesionados en partidos donde exista arbitraje de la Concacaf.

“Estamos esperando una respuesta de la Concacaf sabiendo si se le va a inhabilitar o no y por cuantos partidos. Al árbitro vamos a pedir que se nos diga porque actuó como lo hizo”, mencionó el presidente de la federación azteca.

¿Y los gritos?

Por su parte, De Luisa también se mostró preocupado por la reincidencia en los gritos homofóbicos de la afición azteca durante los partidos de la Copa Oro.

E incluso dejó entrever que la selección azteca podría acarrear algún tipo de sanción que podría llevarlos a jugar a puerta cerrada ante Guatemala el próximo miércoles.

“Condenamos el grito en su totalidad, condenamos lo que pasó en Dallas contra Trinidad y Tobago, trabajaremos de cerca con la Concacaf para que puedan implementar todas las actividades que hicimos. En el partido existieron equivocaciones en el manejo del protocolo, eso puede o no haber influido”, finalizó De Luisa.

De momento la federación mexicana está a la espera de la confirmación por parte de la organización ante una posible sanción de jugar sin público ante los chapines.

Youtube Teletica