Última Hora

Convertirse en una muralla florense, esa ha sido la principal fortaleza del Herediano en la segunda fase del torneo

Incluso se vio reflejado en la final nacional, sus números así lo respaldan.

Y es que desde la llegada de José Giacone al banquillo los rojiamarillos mejoraron en este departamento.

De 13 juegos en los que ha dirigido, los florenses tienen un promedio de gol por partido del 0.84.

Pero si se analiza solo los partidos de semifinal y final, la cifra es aún más envidiable pues su promedio a gol es del 0.5 por partido.

Esta situación la resaltan en Herediano, pues los florenses tuvieron bajas sensibles como las expulsiones de Keyner Brown y Cristian Reyes; sin embargo, la zaga no lo resintió.

Para este fin de semana, en el primer duelo de la final, los rojiamarillos buscarán mantener esta racha y golpear a Alajuelense en el Rosabal Cordero.