Última Hora

El fútbol de Costa Rica se despide por la puerta de atrás de la Concacaf. Humillado, golpeado y con marcadores abultados en los juegos de vuelta.

Herediano cayó 4-0 ante el Atlanta United en un partido fácil para los norteamericanos y en el que ni hubo un conato de susto por parte de los rojiamarillos.

Olvídense de las hombradas y aquellas jornadas donde el fútbol tico se imponía en el área. Eso es cosa del pasado.

También deje de lado esa excusa del dinero, de lo desarrollado del fútbol, pues equipos panameños y salvadoreños dieron la campanada y están en cuartos de final. Costa Rica no lo hizo, es más, nunca lo ha hecho en formato de eliminación directa de “Concachampions”.

Tras un enorme partido de ida, Herediano llegó con ventaja de 3-1. Parecía suficiente, invitaba a la ilusión, incluso algunos sacaron pecho.

Pero la debacle se comenzó a gestar apenas en 47 segundos… Sí, ni un minuto aguantó el Herediano.

El Atlanta movió la pelota y rápido la movió al área para que Omar Arellano despejara de forma pésima para dejar servido el balón al venezolano Josef Martínez para el 1-0 de forma ridícula.

El 2-0 llegó al minuto 9 por intermedio de Julian Gressel quien culminó una combinación en el área de buena forma y dejó tendido a Cambronero.

Así concluyó la primera mitad, sin ninguna jugada de peligro por parte del Team.

La ventaja le permitía a Atlanta clasificar por gol de visita, mientras que obligaba a los florenses a buscar un gol más para asegurarse el boleto.

Pero es que ni hambre mostraron los rojiamarillos. Más bien en la complementaria se sintió todavía más la ventaja local.

El venezolano Martínez hizo estragos y marcó el 3-0 tras solo empujar el balón (62’) luego de un pase de Brek Shea quien desnudó la defensa rojiamarilla.

Incluso así, un gol del Team los mandaba a los tiempos extras, en un intento desesperado por mantenerse con vida, aunque dentro del rectángulo de juego la diferencia fuera abismal.

Pero Atlanta no frenó y marcó el cuarto tanto gracias a un cabezazo de Leandro González para colocar el global inalcanzable de 5-3.

Humillado el Herediano y humillado ayer el Saprissa. El fútbol tico demuestra que se está quedando corto en el área, que el nivel es flojo para un torneo que de feria está hecho a dedo para mexicano y estadounidenses.

Desde hace años Costa Rica va hacia atrás en lo futbolístico y de momento no hay tintes de recuperación, más bien la participación año a año en la Liga de Campeones de Concacaf cada vez es peor.