Última Hora

Luego de once torneos, el Cartaginés jugará nuevamente las semifinales del campeonato nacional, una fase que no es extraña para los brumosos, y en la que siempre fue protagonista.

Llegar a las instancias finales y pelear por el título nacional, es el objetivo de los doce equipos de la primera división, aunque todos sabemos que esa meta al final se queda únicamente en tres equipos, Saprissa, Alajuelense y Herediano; y son pocas veces las que vemos a otros protagonistas pelear de una forma directa y constante por el cetro del fútbol tico.

En el repaso de la historia, desde 1921, el balompié nacional registra 110 campeonatos jugados, de los cuales, los tradicionales Saprissa, Alajuelense y Herediano ganaron el 85% de esos títulos, dejando solamente un 15%, para los restantes 47 clubes que alguna vez participaron en el fútbol nacional.

Los números son más aplastantes si tomamos en cuenta que en el último medio siglo, únicamente cinco atrevidos, es decir el 10%, lograron imponerse a los grandes y se dejaron el título nacional, a saber, Municipal Puntarenas en 1986; Liberia en el Verano 2009; Brujas en el Invierno 2009, Pérez Zeledón en el Invierno 2017; y San Carlos en el Verano 2019.

Por esa misma razón es que cada vez que un equipo que sale campeón, y no es de los tres grandes que acaparan los cetros, el país futbolero lo aplaude y lo reconoce como la gesta que es, ya que además, ninguno de esos monarcas logró más que ese único cetro nacional.

Después de los 34 campeonatos del Saprissa; los 29 de Alajuelense; y los 28 del Herediano; las diferencias son abismales. El Club Sport La Libertad, desaparecido desde hace 50 años, acumula seis títulos, siendo el último en el año de 1946. Le sigue el Cartaginés, cuyo último cetro fue en la temporada de 1940; y por último el Orión, equipo que obtuvo dos campeonatos, el último en 1944.

Por esa misma razón, es que ver nuevamente al Cartaginés en las instancias finales del campeonato, es una noticia que alegra, no solamente a su afición, sino que también, a un país que aguarda expectante el momento en que los brumosos terminen con su sequía de títulos en el fútbol nacional.

Los brumosos fueron protagonistas imperdibles de las segundas fases del campeonato nacional, desde que en 1972, los dirigentes de la época, le cambiaran el formato al torneo de fútbol, por variar, y le introdujeran una segunda fase que tuviera un atractivo especial y que además captará la atención de los aficionados.

Fue así como iniciaron oficialmente las segundas rondas de nuestro torneo, las cuales han sido jugadas de muchas formas distintas; cuadrangulares, pentagonales, hexagonales, octogonales, series ida y vuelta; y demás formas, que a la vez han reflejado la poca seriedad en muchos casos de nuestra dirigencia, pero de eso, hablaremos en otra ocasión.

Ese primer año de 1972, el torneo se jugó a dos vueltas y con una cuadrangular final, a la que accederían Saprissa, ganador de la1° fase; Alajuelense, Ramonense y Cartaginés. El título quedaría en manos de los morados, quienes además iniciarían una hegemonía de cinco campeonatos más.   

Un año después, en 1973, Saprissa volvería a levantar la Copa, pero ésta vez con un Cartaginés que hasta la última fecha lucharía por el título nacional en la fase de cuadrangular.

Para 1975, comenzaron los tragos realmente amargos para los brumosos en estas rondas. Cartaginés ganó la 1° fase, no obstante, en ese momento ese liderato no tenía ninguna valía, ya que el campeón se definiría en la cuadrangular final; y fue así como el título se lo arrebató Saprissa por diferencia de goles.

En 1976, nuevamente Cartaginés accedería a la pentagonal final, quedando en el tercer lugar del torneo. Sin embargo para 1977, otra vez las puertas del título se abrirían de par en par, ya que los brumosos ganaron la primera fase del torneo y con ello ganarían el derecho de jugar la gran final. Saprissa venció en la pentagonal y logró el otro boleto a la final. Lamentablemente para el Cartaginés, el título se escaparía al perder la serie contra los morados; empate en casa 0-0 y derrota en Tibás 0-2.

En 1978 los brumosos se perderían la fase final; pero para 1979 vendría otra oportunidad al título. Herediano ganó la primera fase del campeonato, mientras que el Cartaginés ganaría la pentagonal; por lo que habría una gran final, la cual, para pena de los blanquiazules, volverían a perder, ésta vez 2-2 en casa y 0-3 en el estadio Nacional.

En 1980 volverían a clasificar a la pentagonal, donde terminaron terceros de la tabla; y en 1981 ni siquiera clasificaron a la fase final. Para 1982 vino su amargo descenso a la segunda división, el cual duraría solamente un año, ya que para 1984, estarían de vuelta y con más fuerzas.

Tras su regreso, Cartaginés jugó las pentagonales de 1984, cuarto lugar; la de 1985, tercer lugar; mientras que en 1986 sería otra vez tercer lugar.

En la campaña de 1987, el Herediano ganó la primera ronda del torneo; mientras que en una inédita pentagonal donde los equipos llegaban con medio punto ganado por cada vuelta donde terminaron de primeros; el Cartaginés superó en la pentagonal a la Liga Deportiva Alajuelense por medio punto, para quedarse con el otro boleto a la gran final.

Nuevamente el cetro se escaparía y los brumosos perderían ante Herediano 1-2 en el estadio Nacional; y 1-1 en el Fello Meza.

En 1988 el formato cambió a la hexagonal final, y para ese año y el siguiente, 1989, el Cartaginés terminaría de cuarto de la tabla.

Llegaron los noventas y el protagonismo brumoso no cambió. Ya con un formato nuevo de series de ida y vuelta; el Cartaginés se quedaría en semifinales de 1991 contra Saprissa y en 1992 el verdugo sería Alajuelense.

En 1993, habría revancha para los brumosos dejando fuera a Alajuelense en semifinales, por lo que jugaría la gran final ante Herediano. Lamentablemente para los azules, de nuevo el título tendría que esperar, ya que Herediano vencería 2-0 en casa y 0-0 de visita.

Para 1994 y 1995, los brumosos clasificaron a la fase final, pero quedarían fuera en la ronda de cuadrangulares.

En 1996 vendría otro encuentro con el título. Alajuelense había sido el vencedor de la fase inicial, mientras que el Cartaginés derrotó a los mismos manudos en la final de la segunda ronda, obligando a dos encuentros más para la definición del título. No obstante, otra vez el trago de la derrota se haría presente para el Cartaginés, quien cayó en la final 1-3 en casa y 1-1 en Alajuela.

En los torneos siguientes, de 1997 y 1998, sería el Deportivo Saprissa el verdugo al dejar fuera al Cartaginés en las semifinales del torneo.

Después de eso, el torneo cambiaría de formato y las segundas rondas desaparecerían del mismo hasta el 2004, donde ya serían cada vez más distantes las presencias brumosas.

Saprissa en el 2005 sería su verdugo en semifinales; Puntarenas lo hizo en el 2006; y Herediano en el 2007.

Ya en los torneos cortos las ausencias fueron mayores. Los brumosos sólo entraron en la fase de los torneo de Invierno 2009, eliminado por Puntarenas; Invierno 2010, eliminado por Alajuelense; Verano 2011, lo dejó fuera San Carlos; mientras que en el Invierno 2011 su verdugo fue Herediano.

La historia de derrotas prematuras cambió en el Verano 2013, cuando el Cartaginés dejó fuera a Saprissa en semifinales; pero en la gran final, otra vez Herediano sería su fantasma, al ganarle el título por penales.

Tras ese golpe, sus últimas apariciones en fases finales fueron en el Invierno 2013 e Invierno 2014, ambas con eliminación en manos del Herediano.

Ahora, once torneos después, el Cartaginés está de vuelta, buscando recrear aquellos grandes momentos donde la disputa al título siempre tuvo a un aspirante blanquiazul en la cancha.