Última Hora

Fue un mes de sentimientos encontrados para el Cartaginés.

Hace una semana celebró su primera clasificación a las semifinales, tras seis años sin poder lograrlo en la Primera División. También, fue un mes donde sus falencias y diferencias con los otros equipos “grandes” de la Primera División quedaron en evidencia.

En menos de un mes, el Cartaginés no vio una en sus enfrentamientos ante Alajuelense, Herediano y Saprissa, e incluso recibió 10 goles en contra y solo uno a favor en su estadio el Fello Meza.

Un rendimiento lamentable para un equipo que lucha contra estos tres por el título nacional, aunque sus chances se ven prácticamente reducidas a un milagro sin precedente en la historia del fútbol costarricense.

La debacle comenzó el mismo día que se reanudó el certamen tras el parón por la pandemia que provocó el COVID-19.

Ese día con sabor a retorno comenzó de forma desastrosa para los brumosos que mostraron una cara muy floja en la caída 0-2 ante Alajuelense.

Tras una importante seguidilla de tres partidos con victoria, los brumosos recibían al Herediano en un juego que esperaban encarrilar definitivamente su boleto a las semifinales, pero la sorpresa fue otra.

Los brumosos cayeron sonrojados 1-4 y el Team simplemente les pasó encima.

Cartaginés ingresó dando tumbos a las semifinales, pero aquello de “empezar de cero” motivaba al equipo y afición a creérsela ante Saprissa.

Pero el pasado domingo otra vez volvieron a caer estrepitosamente.

El Saprissa de Wálter Centeno tuvo un paseo en el Fello Meza y volvió a golear 0-4 a un Cartaginés que ni tan siquiera hizo un tiro al arco.

En el balance general ante los tres semifinalistas en su cancha, Cartaginés logró 0 puntos en tres partidos, un solo gol y 10 en contra.

Ahora los brumosos intentarán este miércoles revertir a las 5:30 p. m. y deberán remontar 4-0 si quieren estar en la final por el título, algo inédito en la historia de nuestro fútbol.