Última Hora

La planilla del Club Sport Cartaginés, cuerpo técnico, dirigentes y colaboradores del equipo, quienes se realizaron la prueba COVID-19 la semana pasada, deberán cumplir con la disposición sanitaria y realizar un periodo obligatorio de cuarentena por 14 días.

Considerando ese tema, el conjunto que dirige Hernán Medford, así como sus trabajadores, regresarían a sus labores hasta el día 28 de agosto, por lo que los duelos ante Jicaral por la fecha 2 y el encuentro ante el Saprissa por la jornada número tres no podrán disputarse. 

Los brumosos presentan tres casos positivos por COVID-19 dentro del equipo y el protocolo pretende no exponer a nadie más, por lo que cuando se cumpla el periodo de aislamiento, el club brumoso volverá a los entrenamientos normales.

Incluso, en el Cartaginés valoran la opción de pedir a la Unafut la posposición del juego de la fecha 4 ante Limón, para tener una semana más de preparación. De aprobarse esta petición, el debut de los brumosos sería el segundo fin de semana de setiembre, es decir, en la fecha 5 ante San Carlos.

Julian Solano, presidente de la Unafut, confirmó que la medida nace tras una normativa nacional que establece el protocolo sanitario del Ministerio de Salud.

“Cuando hay sospecha de contacto directo con pacientes positivos, todos los posibles contactos directos deben guardar confinamiento obligatorio por 14 días”, indicó Solano.

Además, el jerarca de la Unafut dejó muy en claro que la situación no es mandada ni por el club ni por la Unión de Clubes y más bien es una práctica del Ministerio de Salud.

“Esta normativa no es de Unafut sino del Estado, eso implicaría que el Club Sport Cartaginés, al no poder jugar, debe solicitar al Comité de Competición la reprogramación de todos aquellos partidos que no puedan jugar”, finalizó el jerarca.

Ahora será el club brumoso quien solicité a la Unafut la reprogramación de sus partidos.