Última Hora

Tras la jornada de descanso de este lunes, los ciclistas supervivientes en el Tour de Francia iniciarán la tercera y decisiva semana con la segunda batalla en los Alpes, una etapa de 164 km de recorrido entre La Tour du Pin y Villard de Lans y cinco puertos de montaña por el camino.

La primera de las jornadas alpinas, el domingo con final en el Gran Colombier, reveló que tanto el líder de la carrera, el esloveno Primoz Roglic, como su compatriota Tadej Pogacar, ganador de la etapa y segundo en la general, son los hombres más fuertes y que los colombianos Nairo Quintana y, sobre todo, Egan Bernal, último vencedor de la prueba, no estarán en el podio de París el próximo domingo salvo sorpresa mayúscula.

Será una nueva ocasión para que otros dos colombianos, Rigoberto Urán y Miguel Ángel 'Supermán' López, tercero y cuarto de la general, intenten acabar con la hegemonía eslovena.

Nada más salir de La Tour du Pin, los ciclistas tendrán que escalar un puerto de cuarta categoría, la Côte de Virieu, aunque los aspirantes al podio no deberían asomar por la cabeza del pelotón hasta las dos subidas consecutivas al Col de Porte y la Côte de Revel, ambos de segunda categoría, situados a mitad del recorrido.

Aunque de haber ataques entre los favoritos, estos no deberían llegar hasta la subida al Saint Nizier de Moucherotte, la principal dificultad montañosa del día, un puerto de once kilómetros al 6,5% de desnivel medio.

La cima, no obstante, está situada a 20 km de la meta y para llegar a la pancarta, los corredores tendrán que superar dos kilómetros finales de subida (al 7%) hasta Villar de Lans.

Esta localidad alpina es recordada por los viejos aficionados al ciclismo español, ya que fue ahí donde Pedro Delgado certificó su triunfo en el Tour de 1988.