Última Hora

El ciclista colombiano Daniel Martínez (Education First) logró la victoria en el Tour de Francia, este viernes en la 13ª etapa, con final en el duro Puy Mary, donde el esloveno Primoz Roglic aventajó en 36 segundos a Egan Bernal en la pelea por el maillot amarillo.

El costarricense, Andrey Amador (Ineos Grenadiers), ingresó a la meta en el puesto 93 y se ubica en la casilla 107 de la clasificación general.

En los últimos kilómetros de ascenso al Puy Mary, con rampas de hasta el 15% de desnivel, Roglic atacó al resto de favoritos al podio en París y sólo le aguantó su compatriota Tadej Pogaçar, que ahora es segundo en la general a 44 segundos del líder del Jumbo-Visma.

"No conocía la última subida, pero es durísima", declaró el líder, quien se felicitó por los segundos que sacó de ventaja a todos sus rivales, salvo a Pogaçar.

"Cada segundo ganado es importante", declaró Roglic, siempre parco en palabras.

A 59 segundos del amarillo

Con los 36 segundos perdidos en la meta por Bernal, el último vencedor del Tour cae a la tercera posición de la general, por detrás de Pogacar, a 59 segundos de Roglic.

Pese a que antes de comenzar la etapa el director del Ineos, Gabriel Rasch, había asegurado que Bernal "mejora cada día" de la lesión en la espalda que le obligó a retirarse en el Critérium del Dauphine, el colombiano no parece encontrarse en la misma forma que el año pasado, aunque aún puede recuperar tiempo en la última semana, con las etapas alpinas.

La de Bernal fue la nota más negativa de la jornada para el ciclismo colombiano, que cuenta con cuatro corredores entre los seis primeros de la general (Bernal, Rigoberto Urán, Nairo Quintana y Miguel Ángel López) y sueña con que alguno de ellos pueda vestir de amarillo en los Campos Elíseos el próximo 20 de septiembre.

'Un sueño de niño'

En la pelea por el triunfo de etapa, Martínez superó en un mano a mano final al alemán Lennard Känma (Bora) para sumar su primer triunfo en el Tour a sus 24 años.

Este dúo, junto al también alemán Max Schachmann (Bora), descolgado en último kilómetro tras haber ido escapado hasta a falta de dos kilómetros para la meta, formaban parte de la escapada del día, de 17 corredores, entre ellos el francés Julian Alaphilippe y el español Marc Soler.

"A falta de 10 km pensé que tendría que luchar por ser segundo, porque Schachmann rueda y baja mejor que yo, pero me dije que no me iba a entregar y cuando lo atrapé vi que no tenía tanta fuerza y a Känma sabía que podía ganarle al esprint", explicó el colombiano, quien en la preparación para el Tour ya había destacado ganando el prestigioso Critérium del Dauphiné.

"Siempre que sea una victoria, sea donde sea, la saboreo. Ganar el Dauphiné fue fantástico, pero es verdad que ganar en el Tour es un sueño de niño", admitió en conferencia de prensa.

El sábado, los ciclistas tendrán aparentemente una jornada de tregua, entre Clermont-Ferrand y Lyon (194 km), antes de afrontar, a partir del domingo, las etapas alpinas en las que acabará de definirse el podio de París.